824

AGV es una marca histórica, con una larga trayectoria en el mundo del motor y gran especialista en la fabricación de cascos. Sus diseños son reconocidos por su deportividad, que queda plasmada en todos sus modelos, incluso en los enfocados a un uso más turítico o urbano, como el Sportmodular que hemos tenido ocasión de probar.

AGV Sportmodular: Prueba, opinión y valoraciónNo es el primer casco modular de AGV, pero sí es el primero fabricado por completo en fibra de carbono, tanto la calota como la parte de la barbilla que se levanta. Esto supone un ahorro de peso notable respecto a otros cascos fabricados en fibra o en material plástico, manteniendo un nivel de protección como el AGV Pista GP R de MotoGP, que es el casco tope de gama del fabricante italiano. Pero a diferencia del de competición, el Sportmodular resulta especialmente cómodo, pues ha sido diseñado para ser utilizado durante mucho tiempo, en trayectos de largo recorrido. Otra diferencia con el más deportivo se encuentra en su pantalla de 190º con la que se consigue un amplio campo de visión, sin que el ruido sea un problema al haberse cuidado su diseño en el túnel del viento.

Características técnicas AGV Sportmodular

La ya comentada calota confeccionada totalmente en fibra de carbono está disponible en tres tamaños y en ocho tallas -XXS a XXXL-, con una protección interna EPS de cinco densidades y con un sistema metálico para la apertura de la mentonera. La calota tiene un perfil de seguridad para evitar lesiones en la clavícula y se ha trabajado en su aerodinámica, en minimizar el ruido y en la ventilación. Para ello, dispone

de un extractor trasero y dos aberturas frontales, todas ellas ajustables. El cierre es de doble D de titanio.

El interior destaca por su acolchado interior, desmontable, lavable y reversible, con una parte de tejido suave y agradable para el invierno, y con la otra parte más fresca para el verano. En la nuca se ofrece un tejido Shalimar y Nabuk resistente al agua. El protector de la nariz y el antiviento son igualmente desmontables.

AGV Sportmodular: Prueba, opinión y valoraciónLa pantalla, que incluye Pinlock, garantiza un amplio campo de visión y es antiarañazos. Destaca por su mecanismo metálico y su sistema de microaberturas, además de por su facilidad para montarla y desmontarla gracias al mecanismo propio patentado Extra Quick Release System. Dispone de un visor solar integrado, extraíble sin necesidad de herramientas.

Por último, reflejar que no está homologado para su uso abierto, que tiene un peso de 1.295 g -en su versión más ligera- y un precio de 749,95 €.

Prueba y valoración AGV Sportmodular

Es un casco que impresiona nada más cogerlo por lo poco que pesa y por su diseño compacto y deportivo; cerrado no parece un modular. Una vez te lo pones se ajusta bastante bien, aunque ya se sabe que los cascos van en función de la cabeza de cada uno. Yo suelo usar talla XS o S, siendo la unidad probada una XS y no he notado agobio.

AGV Sportmodular: Prueba, opinión y valoraciónEl interior es confortable y el hecho de ser reversible para adaptarlo a los días de más frío o calor me parece muy acertado. Lo he probado en ambas circunstancias y se nota la diferencia, más de lo que pensaba en un

principio, pues lo veía como algo poco importante.

El sistema de apertura de la mentonera está bien conseguido, con un gran botón escondido en la parte inferior que no "duele" a la vista pero que se manipula bien incluso con los guantes puestos. El fallo es que no esté homologado para circular en posición abierta, algo que yo personalmente no recomiendo en absoluto, pero que seguro que hay usuarios a los que les gusta ir así asumiendo el riesgo en caso de accidente.

La manipulación del visor solar es menos sencilla, pues el dispositivo de apertura y cierre se encuentra en la base del lateral izquierdo, muy bien disimulado pero más complicado de acceder con los guantes puestos. Al principio obliga a tantear un poco hasta encontrarlo. Eso sí, la calidad del visor es impresionante, de las mejores que he probado.

AGV Sportmodular: Prueba, opinión y valoraciónUna vez en marcha, además de por su ligereza, el AGV Sportmodular brilla por su silencio y buena ventilación. La apertura y cierre de las entradas y salida de aire se realiza cómodamente en marcha y con los guantes puestos, siendo realmente eficaces.

Otro apartado que me ha gustado es el de la regulación de la visera con el sistema multipaso, que permite llevarla con una apertura mínima que no deja pasar el agua pero sí ese mínimo de aire para que no se empañe. Y es que aunque la ventilación es buena, en los días más húmedos y fríos con tráfico lento se agradece poder hacer uso de estas microaberturas.

En definitiva, se trata de un casco premium que ofrece lo máximo en cuanto a confort y preotección como corresponde al alto precio que hay que pagar por él.