Joaquim Carneiro, profesor de física  luso que trabaja en la Universidad de Miño, ha presentado en el centro tecnológico de Aimen en O Porriño (Pontevedra) un nuevo asfalto que tiene la propiedad de cambiar de color cuando el agua depositada sobre la calzada se congela. Esto es gracias a la incorporación en la mezcla de alquitrán de partículas de óxido de titanio que reaccionan tiñendo de rojo el asfalto cuando se baja de cero grados. Además, el óxido de titanio tiene otra propiedad interesante, ya que absorbe las peligrosas manchas de grasa de la calzada convirtiéndolas en CO2 y agua.

El asfalto avisa de placas de hielo y además elimina las manchas de aceite

El material será empleado por primera vez en el reasfaltado de un tramo de autopista en Castilo Branco (Portugal), en una zona donde las placas de hielo son frecuentes y causan muchos accidentes.

Joaquin Carneiro ha afirmado que está trabajando también en un compuesto que avisará sobre posibles fisuras o grietas no visibles que se estén formando en la carretera. Por el momento tanto el gobierno de Portugal como el de Finlandia se han interesado en este material.