El Campagna T-Rex 16S es el nuevo modelo tope de gama de la familia T-Rex, vehículos de tres ruedas que hasta ahora estaban animados por motores de cuatro cilindros y 1.400 cc. Con la llegada de seis cilindros en línea de la división motociclista de BMW, El fabricante sito en Toronto buscan ofrecer el máximo exponente en prestaciones gracias a sus 160 caballos.
Experiencia en este tipo de vehículos no les falta, ya que llevan construyéndolos desde 1995, y para transmitir la potencia del motor de moto al asfalto han elegido una caja de cambios secuencial de seis velocidades y marcha atrás.

De soportar todo el conjunto se encarga un bastidor de tubos de acero, en cuyo centro se encuentra el pequeño habitáculo provisto de dos asientos deportivos con arneses de sujeción para los ocupantes. Frente a ellos una instrumentación reducida a lo esencial, sin lujos, aunque con un moderno sistema digital que ofrece buenas prestaciones de sonido. campagna-t-rex-16s_16-p1La esencial carrocería está realizada en fibra de vidrio y el peso del conjunto anuncia menos de 500 kilos en la báscula… más que una moto, pero menos que un coche deportivo, y en consecuencia la aceleración es interesante: 0 a 100 km/h en menos de 5 segundos; no está nada mal.

El equipo de neumáticos está compuesto por llantas de 16 pulgadas delante y detrás una gran rueda de nada menos que 18”, por supuesto calzadas con neumáticos de altas prestaciones. El Campagna T-Rex 16S no se ha hecho pensando en novatos ni para pasear a Miss Daisy precisamente, y si te metes en líos con la potencia del seis cilindros no van a venir a ayudarte ni el ABS, ni el control de tracción ni ningún otro ángel de la guarda electrónico.

Esperamos que la calidad de construcción justifique bien el precio porque pagar en torno a 50.000 euros por un juguete -del que probablemente cansarse en poco tiempo- no está al alcance de cualquier caprichoso.