> Asegura tu deportiva con nosotros desde 95 € ¡Compruébalo!


No hay más que ser mínimamente observador para percatarse de que esto no es una Panigale con algunos cambios, o un prototipo en fase de pruebas y con mucho trabajo de puesta a punto por delante: Esta es la auténtica Ducati Panigale 899 (el número exacto podría ser ese… o no) o Panigalina, como la denominan en Italia: que tenga una pegatina escondiendo la cilindrada es una señal evidente de que el número auténtico está detrás, así pues se trata sin duda de una unidad de preserie muy avanzada.

Está claro que después de la llegada de la Ducati 1199 Panigale, y por coherencia interna, hay que buscar un recambio adecuado a la Ducati 848 y este tendrá mucho que ver con la Panigale, para amortizar la inversión y aprovechar el tirón de la superbike italiana a un precio más asequible. En este sentido, si os fijáis veréis que el basculante trasero tiene dos brazos en lugar del robusto monobrazo de la 1199, y que la horquilla no es una Ohlins; nuestros colegas de Motociclismo.it la identifican con una Showa “Big piston” y creen que detrás el amortiguador podría ser un Sachs.

La Ducati 899 Panigale estrenará una versión con cilindrada Supersport del motor Superquadro


Que supongamos la numeración 899 en el nombre de la nueva moto viene de que la cilindrada debería ser 899 centímetros cúbicos, en virtud de la normativa que rige la categoría de Supersport, donde la Panigalina está llamada a batirse el cobre con las furibundas Yamaha R6 y otras tetracilíndricas niponas. Además, el motor debe ser un desarrollo basado en la tecnología Superquadro de la Panigale para encajar en el concepto portante obligado por la estructura de su bastidor autoportante. Así pues cabe esperar unas coas internas supercuadradas, con carrera muy corta, distribución por cadena y cárter y cilindros construidos en una sola pieza.

Precio de artículo de lujo
En Italia se habla de que el precio de la Ducati 899 Panigale podría estar por encima de 16.000 euros. La elevada inversión tecnológica implícita al uso del motor Superquadro, la electrónica similar a la empleada en la Ducati 1199 Panigale (ABS, control de tracción, modos de conducción…) y otros elementos, hacen que ni siquiera ahorrando un poco en los comentados componentes y añadiendo un depósito de acero en vez de aluminio o la instrumentación LCD monocromo en lugar de a todo color, como se especula, se pueda ofrecer un precio en la línea de la competencia. Por tanto, si quieres una Supersport italiana de última generación… puede que salga más barata una MV Agusta F3.