El nombre de su inventor es Juan Alonso Zamorano, un expiloto de rallies que tras un accidente tuvo problemas porque los facultativos no le quitaron el casco de forma correcta, ya que se vieron obligados a cortarlo para atenderle. A raíz de este suceso se propuso dar con un método que facilitase su extracción y llegó a la conclusión que lo mejor era patentar un sistema de calota divisible.

El invento se basa en un par de flejes que unen ambos hemisferios del casco y en caso de accidente son retirados sin ejercer ninguna tracción sobre el cuello para separar las dos partes del casco liberando cabeza del motorista. Uno de los flejes está situado en la parte inferior de la mentonera y el otro en la superior del visor, y extrayendo ambos el casco se divide en dos partes simétricas. En el siguiente vídeo aparece una entrevista a su inventor tras dos informaciones previas sobre cascos "poco habituales"

Una empresa inglesa inventa un casco con retrovisor incorporado

Es una idea ya patentada que puede ayudar a minimizar las lesiones más graves que muchas veces se acentúan al quitar el casco de una forma inadecuada. Pero ahora Juan Alonso Zamorano necesita despertar no sólo el interés no sólo del público e instituciones como la DGT o el Hospital de Parapléjicos de Toledo que han reaccionado positivamente sino también de alguna gran marca o persona con el potencial económico necesario para poder perfeccionarlo y comercializarlo.

A primera vista la pregunta es inevitable: ¿es tan seguro como un casco con calota integral? Su inventor dice que no hay problema de seguridad en este aspecto pero habría que esperar a unas pruebas de homologación. Si te interesa esta iniciativa y colaborar con Juan de alguna manera, esta es su dirección de contacto: jaztrabajo@yahoo.es