Ya sabemos que muchas veces somos completamente "invisibles" para los coches que no siempre vigilan sus retrovisores ni señalizan sus maniobras. Y esto supone un gran peligro para un motorista que a pesar de su capacidad de maniobra no siempre es capaz de evitar la colisión cuando un vehículo hace un cambio de carril repentino, sobre todo cuando es tan brusco como la de este vídeo.

Realmente es tan inesperado y rápido que parece hecha adrede. Pero seamos bien pensados, simplemente no se esperaba que iba a adelantarle una moto por su derecha. Desde luego la culpa es entera suya por no mirar, señalizar y después hacer la maniobra.

Pero no es menos cierto que como usuarios de moto y scooter debemos evitar estas situaciones para salvaguardar nuestra integridad física; somos siempre la parte más débil y un golpe puede resultar muy peligroso, como por ejemplo en este aparatoso accidente que esperamos que no tuviese consecuencias físicas graves para nuestro colega motorista.

Hay vídeos de los que se disfruta, y otros de los que se aprende…