Moto Guzzi pone el acento en el diseño que rinde tributo a un modelo míticos setenteros salido de Mandello del Lario: la famosa 750 S de 1974, heredera de la obra maestra del diseñador Lino Tonti, la V7 Sport de 1971, cuyas primeras 200 unidades se caracterizaron por su chasis pintado de rojo.

Y lo hace gracias a numerosos detalles que marcan el carácter evocador de este nueva versión Stone S: espejos en las puntas del manillar, depósito de combustible cromado y satinado con una correa negra en la parte superior, iluminación Full LED y faro delantero en una posición más baja.

También aporta otros detalles en rojo que ahondan en esta deportividad clásica que quiere proyectar este modelo, como el águila a ambos lados del depósito, las costuras del asiento tapizado en alcántara repelente al agua y los muelles de los amortiguadores en rojo. Por último, el tapón de gasolina realizado en aleación de aluminio es de color negro. Las tapas del cuerpo de inyectores en aluminio anodizado y las culatas con las aletas de enfriamiento fresadas rematan esos pequeños y vistosos detalles que definen a esta Moto Guzzi V7 III Stone S. 

Hay una aportación a la parte ciclo y es la inclusión de un nuevo juego de neumáticos: Dunlop Arrowmax Streetsmart.

Solo se van a fabricar 750 unidades que irán numeradas mediante grabado en la parte superior de la tija. 

Y Moto Guzzi acompaña el anuncio con un precio de lanzamiento verdaderamente interesante: hasta finales de marzo que establece su precio en 9.349 euros, lo que equivale a un descuento de 1.320 euros.

La Moto Guzzi V7 III cuenta con otras seis variantes (Carbon, Milano, Rough, Special, Stone, Stone Night Packy Racer) que exploran diferentes estilos sobre una base mecánica y ciclística idéntica en la que destaca su motor de 52 CV y la distribución por cardan. Sin duda son una saga de las más puristas en el segmento retro, con la calidad como una de las señas de indentidad también destacables.