El Honda Scoopy tiene el carácter de mito por méritos propios en el mundo del socoter, pues desde 1984 lleva marcando la pauta en los principales mercados europeos y más concretamente en una ciudad española: Barcelona. El idilio desde entonces hasta ahora ha sido permanente entre la Ciudad Condal y este scooter que fue el pionero en el concepto de scooter de rueda alta. Y eso básicamente consistía, y consiste, en la fabricación de un chasis de columna baja para permitir diseñar una plataforma plana, en una carrocería estrecha y compacta, sin parabrisas, y con llantas de 16 pulgadas. 

Y 36 años después, con más un millón de motos vendidas (más de 220.000 en España) continúa siendo la referencia gracias a esta quinta generación de la que ya hay precio anunciado:

  • PVP SH125i (con Top Box manual): 3.800 euros
  • PVP SH125i (con Smart Top Box, accionable con el Smart Key): 3.990 euros

El nuevo SH125i 2020 se ofrece con baúl de serie y el cliente puede elegir entre comprarlo con apertura remota gracias al sistema Smart que conecta la llave de proximidad con el baúl u optar por el sistema manual, algo más barato pero lógicamente mucho menos práctico. Parece muy lógico elegir la opción Smart Top Box aunque esto hace que sea el scooter de rueda alta más caro del mercado, ya que aparte de no ser un segmento en el que abundan los modelos de corte "premium", la pelea se dirime entre un buen puñado de modelos que analizamos en este artículo dedidado a los mejores scooters 125 de rueda alta

Pero este precio tiene plena justificación si atendemos al ingente equipamiento de última generación que lleva ofreciendo el SH125 desde 2017, cuando se introdujo ya la llave de proximidad o smart key, y en 2020 se ha ido más allá incorporando una nueva instrumentación totalmente digital y control de par seleccionable o control de tracción (desconectable). Y también destaca por una gran calidad general que se percibe en su nueva imagen, una carrocería de líneas continuistas pero que potencia ese aire tecnológico y vanguardista apoyado por una iluminación completamente LED.

Probablemente, el mejor motor de la categoría

Otro aspecto muy importante que ha mejorado es el motor que gana potencia, par y además controla todavía más el consumo. Se ha efectuado numerosas modificaciones internas encaminadas a que haya la mínima fricción entre los componentes y así el rendimiento sea más eficiente. Tenemos 1 CV extra, lo que es significativo cuando estamos hablando que la potencia se sitúa ahora en 13 CV. 

Y es que el nuevo motor denominado ESP+ ha sido dotado de cuatro válvulas en lugar de dos para lograr todos estos beneficios de mayor aceleración y mejor rendimiento en la zona alta del cuentarrevoluciones. Esto también se ha logrado gracias al incremento de la relación de compresión que ha ascendido a 11.5:1.

Las transformaciones hechas en la transmisión, con una nueva correa de doble dentado también apoyan esta mejoras en el tacto al acelerar, la respuesta del motor y el consumo.

También ha sido mejorado otro elemento definitivo en su sofisticado carácter urbano, y es el sistema que detiene el motor cuando paramos en su semáforo, por ejemplo, para volver a reactivarlo a la mínima insinuación del acelerador. Este sistema denominado por Honda "Idling Stop" (parada del ralentí) contribuye de forma definitiva a un consumo que es de prácticamente 2l/100 km, logrando lógicamente emitir menos emisiones contaminantes al no estar funcionando el scooter al ralentí. Por cierto, este sistema se puede anular desde un conmutador ubicado en la parte derecha del manillar.

Esto hace que con un depósito de 7 litros, la autonomía anunciada supere con holgura los 300 km. Precisamente, el depósito de combustible ha sido reubicado bajo la plataforma repospiés para ofrecer una manejabilidad todavía mejor gracias al rebaje del centro de gravedad. Y otro beneficio de esta cambio es que los ingenieros y diseñadores han podido plantear un espacio más grande bajo el asiento, manteniendo la medida de la llanta trasera también en 16 pulgadas. Su apertura es remota desde la ruleta de encendido y la boca de llenado de encuentra ahora en la parte inferior izquierda del contraescudo.

Mucho más práctico

El hueco bajo el asiento ha sufrido un incremento muy fuerte, del 55%, en su volumen de carga, lo que establece su nueva cifra en 28 litros. No es récord en la categoría de los scooters 125 de rueta alta ya que el Piaggio Medley llega hasta los 36 litros aunque recurriendo al "truco" de montar una llanta trasera reducida a 14 pulgadas.

Pero no olvidemos que en el Honda SH125 tenemos un baúl de serie de 28 litros y esto significa que en total gozamos de una capacidad de carga extrardinaria que alcanza los 56 litros sumando los 28 bajo el asiento. Y eso es algo digno de un maxiscooter. 

En la práctica, esto significa que podemos llevar con nosotros siempre dos cascos integrales y muchas más cosas, ya que tanto en el baúl como en el asiento hay espacio para más objetos. Concretamente, bajo el asiento el espacio se divide en un espacio grande para el casco y otro más pequeño en un plano superior donde además hay una toma de corriente USB para poder cargar el móvil mientras vamos en marcha. Es ideal para guantes, documentación, braga, etc...

Instrumentación 100% digital

Era una de las cosas que le faltaba a un vehículo siempre tan a la última y Honda lo ha hecho en el momento preciso porque un cuadro de relojes analógico hubiese sido un poco decepcionante en esta generación Scoopy 2020. 

Se ha optado por una pantalla LCD de fácil lectura, muy bien iluminada y a color. Se controla desde la parte izquierda del manillar junto al claxon y a las luces, con un conmutador doble A/B desde el que se maneja el ordenador de a bordo con promedios de consumos, autonomía, etcétera.

También se puede ver si está o no conectado el control de tracción o el "idling Stop" por lo que la información abunda para que de un vistazo tengamos controlados todos los parámetros más importantes de la moto. 

Nuevo bastidor y suspensión optimizada

Una parte fundamental es el chasis y Honda también ha revisado de forma sutil pero logrando importantes efectos, ya que es más ligero, modifica las geometrías y también ha permitido diseñar un hueco bajo el asiento con más carga. 

Tiene un nuevo doble fuerzo en la parte delantera para mejorar la rigidez del conjunto y obtener unas mejores sensaciones a los mandos, tanto en estabilidad como de manejabilidad, pues si por algo ha destacado siempre este scooter ha sido por la combinación de esta sensación de ligereza y aplomo. Recordemos que estamos ante un conjunto de solo 134 kg.

Por eso ha sido importante también la modificación de la suspensión trasera, ya que los dos amortiguadores han variado la inclinación y el punto del anclaje del motor que hace función basculante, como en todos los scooters. Esto ha logrado reducir la carga rotacional y también ha mejorado la sensación de confort en la absorción de baches. 

Los frenos han sido de los pocos elementos que no se han actualizado porque ya contaba con un equipo eficaz de alto nivel: frenos de disco con asistencia de ABS de doble canal y esquema combinado de funcionamiento gracias a la pinza delantera de tres pistones. 

También continúa "calzando" los neumáticos Michelin City Grip, toda una garantía para cualquier estado del piso y época del año.

El nuevo SH125i "Scoopy" está disponible a partir de mayo 2020 en las siguientes opciones de color:

  • Negro Nightstar Perlado
  • Blanco Cool Perlado
  • Gris Timeless Metalizado
  • Rojo Splendor Perlado