La oscuridad se cierne sobre las Triumph Rocket 3 R y su variante con aspiraciones touring Rocket 3 GT. La pareja más demoledora del catálogo británico que se engalanan de negro en 2021 gracias al lanzamiento de estas dos inquietantes versiones Black y Triple Black. Dos ediciones limitadas a 1.000 unidades, tan rotundas como las R y GT estándar -gracias a las aplastantes prestaciones de su descomunal tricilíndrico de 2.458 cc- aderezadas por el toque premium que les otorgan estas nuevas decoraciones, acompañadas de una numeración especial que lo certifica.

Los dos modelos destapan su lado más oscuro gracias a multitud de detalles “ennegrecidos”, dándoles un estilo más agresivo y deportivo en el caso de la R y elegante y señorial en la más rutera GT. Tanto el propulsor -en color negro en las versiones originales- como los colectores de escape, protectores térmicos y embellecedores de los silenciadores abandonan el acabado en aluminio cepillado previo, tiñéndose de negro; igual que la cubierta de la admisión, con un recubrimiento en polvo negro texturizado o el guardabarros delantero fabricado, ahora, en fibra de carbono.

Mismo color para los soportes del guardabarros, los aros de su doble óptica, la cúpula o los protectores de radiador y los emblemas. Rematándolo con otros elementos en negro anodizado: botellas de la horquilla, tija, manetas de freno y embrague, retrovisores anclados en los extremos del manillar, estriberas, pedales de cambio y freno, soporte del porta-matrícula, anclaje del amortiguador trasero, protector de su imponente basculante monobrazo y la pata de cabra. Mientras que la Rocket 3 R Black presenta un esquema de pintura en negro mate, la versión GT Triple Black introduce una refinada combinación en tres tonalidades concediéndole una imagen más distinguida.

Prestaciones demoledoras

Mismo poderío para las dos versiones, que mantienen intactas todas sus especificaciones con respecto a las versiones ya existentes. Con la brutal “patada” de 221 Nm a tan solo 4.000 rpm que nos brinda su monumental tres cilindros -como pudimos comprobar en nuestras propias carnes cuando nos subimos a ella- el propulsor más grande del mercado. Puro músculo británico capaz de desarrollar 167 CV, asistido por una ciclística de nivel -chasis doble viga de aluminio, suspensiones Showa con una imponente horquilla de 47 mm totalmente regulable, lo más granado del catálogo Brembo en su equipo de frenos, con unas potentes pinzas Stylema, llantas de aluminio fundido de 20 brazos- y un evolucionado paquete de ayudas, dirigido a controlar todo el carácter de este cohete tierra-tierra: control de tracción, cuatro modos de conducción, asistente para arrancadas en cuesta, control de velocidad de crucero, embrague antirrebote...Junto al quickshifter, el control de la presión de los neumáticos (TPMS), y el navegador Turn-by-turn, disponibles de manera opcional.

Las principales diferencias entre la Rocket 3 R Black y Rocket 3 GT Triple Black, además de las ya comentadas relacionadas con los acabados de estas ediciones especiales, radican en un enfoque mucho más turístico de la GT, equipada con algunos elementos que mejoran el confort en marcha de piloto y pasajero, como el parabrisas de mayores dimensiones las estriberas regulables, un manillar diferente que invita a una postura más erguida o el respaldo para el acompañante.

Las nuevas Triumph Rocket 3 R Black y Rocket 3 GT Triple Black llegarán a los concesionarios oficiales Triumph a partir del próximo mes de abril, a un precio de 24.800 € la R Black y 25.600 € la GT Triple Black.