Con quince años de experiencia en la oferta del gigante japonés, la Kawasaki Versys ha demostrado ser uno de los modelos más versátiles del catálogo Kawasaki. Tanto es así que algunos años atrás (2012), sirvió de inspiración para el lanzamiento de la que, a día de hoy, es la jefa de la saga de crossovers del fabricante, la Versys 1000.

Propulsada por un robusto bicilíndrico de 649 cc -el mismo en el que confían las Z650 y Ninja 650- con 66 CV a 8.500 rpm (permitiendo su limitación para el A2), la Versys 650 es una montura fácil, que se adapta con facilidad a todo tipo de uso: tanto a desplazamientos urbanos diarios, como o travesías más largas. De ahí que, igual que ocurre en otros modelos de la firma como la Ninja 1000 SX o la Versys 1000, existan para ella diferentes paquetes de equipamiento (Tourer, Tourer Plus y Grand Tourer) con los que mejorar sus aptitudes ruteras. Unos acabados que se verán acompañados, a partir de ahora, de las versiones Mobility y Comfort, situando su equipamiento a medio camino entre la sencillez de la versión básica y las más completas Tourer con la intención de mejorar su funcionalidad en un uso urbano.

La Kawasaki Versys 650 Comfort incorpora unos prácticos cubremanos, soporte para el navegador GPS y un protector del depósito. Añadiendo a estos elementos, en la versión Mobility, un baúl trasero con una capacidad de 47 litros con detalles a juego con el color de la moto. Todos accesorios originales del catálogo que Kawasaki pone a disposición de sus clientes.

Dos nuevas versiones que elevan hasta 5 los diferentes acabados con los que la Versys 650 se adapta para cubrir las necesidades de todos sus clientes.