Tras la denominación Icons Collection nace la nueva iniciativa, puesta en marcha por el gigante de Milwaukee, mediante la que podrán en escena, cada año, versiones de los modelos más representativos salidos de la cadena de montaje de la Motor Co. durante sus casi 120 años de vida, así como nuevas propuestas con las que explorarán nuevos horizontes. Unas unidades que saldrán al mercado en exclusivas ediciones limitadas, y que inician su andadura este año con el lanzamiento de la Harley-Davidson Electra Glide Revival. La interpretación moderna de la Electra Glide de 1969.

Clasicismo de última generación

Fabricada en una edición irrepetible, limitada a 1.500 unidades -numeradas y acompañadas de un certificado de autenticidad- el indiscutible contraste entre clasicismo y modernidad de la Electra Glide Revival, se refleja en la combinación de una estética cercana a la de las Big Twin de la década de los ‘60, con la más avanzada tecnología presente en las últimas novedades del fabricante.

Así, mientras que en el apartado estético nos topamos con elementos como: el carenado tipo Bat Wing en color blanco, a juego con la pareja de maletas rígidas -respetando el mismo estilo de la FLH del ‘69-, un asiento individual (en blanco y negro y montado sobre un muelle helicoidal ajustable y un amortiguador) rematado con una barra cromada, o unos neumáticos con blanda blanca calzando la pareja de llantas de radios, subrayando el carácter vintage de la creación, en el apartado mecánico la historia es bien distinta.

Además de equipar el portentoso Milwaukee Eight 114 de 1868 cc -acompañado de su aplastante par de 160 Nm a 3250 rpm- la nueva H-D Electra Glide Revival comparte con el resto de modelos de la oferta Touring del fabricante tanto el chasis, como el equipo de suspensiones (Showa con una horquilla de 49 mm y una pareja de amortiguadores ocultos en su parte trasera) y frenos, donde el material Brembo brilla con luz propia.

Cuienta con el evolucionado paquete de ayudas a la conducción RDRS (Reflex Defensive Rider Systems) que incorpora ABS, frenada combinada y control de tracción con asistencia en curvas (C-ABS, C-ELB y C-TCS), control de freno motor (DSCS) y sistema de retención en pendiente (HHC), así como otros elementos como el control de la velocidad de crucero.

Un despliegue tecnológico que se extiende hasta el interior de su carenado Bat Wing, equipado con el sistema multimedia Boom! Box GTS, con pantalla táctil a todo color, sistema de conectividad  -y compatibilidad con el software Apple CarPlay-, sistema de navegación por voz…

La evolución tecnológica de un modelo mítico, como fue la Electra Glide del ‘69, que llegará a los concesionarios en una única decoración -azul Hi-Fi Blue combinado con negro Black Denim y un fileteado blaco Birch White en el depósito, a juego con el carenado y las maletas- a un precio de 34.500 €