Apoyados en una misma base motriz, los Sym Cruisym Alpha 125 y Joymax Z+ 125 son la representación de un mismo concepto, desde dos puntos de vista diferentes. Dos scooters Gran Turismo -para el A1 y B de coche- dirigidos a cubrir las necesidades de clientes muy diferentes que buscan un scooter urbano con un alto confort, de corte deportivo (Cruisym Alpha 125) o más sobrio y elegante (Joymax Z+ 125) acompañado de un precio más competitivo.

La ofensiva GT del fabricante taiwanés, que con este movimiento engrosa hasta 9 su oferta de modelos del ‘octavo de litro’.

Sym Cruisym Alpha 125

La evolución del, ya conocido, Sym Cruisym es este Alpha 125. Que además de adaptar su propulsor a las exigencias de la Euro5 -recurriendo a un nuevo sistema de inyección Keihin y un cilindro de nueva factura con recubrimiento cerámico- (reduciendo las emisiones y las vibraciones hasta el mínimo), actualiza su imagen deportiva con unos nuevos gráficos que subrayan su carácter deportivo y mejora su vasto equipamiento con un nuevo cuadro de instrumentación. Una enorme pantalla LCD -inspirada en la industria aeroespacial- con toda la información necesaria mostrada de una manera clara y sencilla, gracias a unos grafismos que facilitan su lectura.

Mantiene el sistema de iluminación full LED, con su característica doble óptica frontal; el mismo equipo de suspensiones y sus potentes frenos con una pinza de cuatro pistones en el eje delantero y sistema ABS Bosch 9.1; su toma de carga USB 3.0 y su espacioso hueco bajo el asiento con capacidad para dos cascos integrales. Un scooter que promete un excelente confort gracias a la protección que ofrece su amplio parabrisas (regulable en dos posiciones) y el diseño de su generoso asiento, que para 2021 estrena el nombre del modelo bordado en el apoyo lumbar, además de las costuras en contraste.

Un GT con alma de deportivo, disponible en cuatro colores -blanco, gris, azul mate y negro mate- a un precio de 4.299 € incluyendo 5 años de garantía y el primer año de seguro gratuito.

Sym Joymax Z+ 125

Frente al carácter más exclusivo del Cruisym Alpha 125, el Joymax Z+ representa el escalón de acceso al universo de scooters GT. Un modelo que comparte chasis y propulsor con su compañero de filas, adornándolo con un diseño más compacto y elegante, además de un precio más competitivo (3.999 €).

Cuenta con el mismo monocilíndrico de 124,5 cc Euro5 -capaz de desarrollar 14,3 CV a 9.000 rpm- y una ciclística con el mismo equipo de suspensiones y frenos que el Cruisym Alpha. Compartiendo, con este, algunos elementos de su equipamiento como la toma de corriente USB 3.0, el hueco del asiento con capacidad para dos integrales o la regulación en dos posiciones de su pantalla (para lo que se requiere el uso de herramientas). Diferenciándose en otros detalles, como en la configuración de su cuadro de instrumentación, que combina dos esferas analógicas con una pantalla digital ubicada en la parte central, desplegando igualmente una información muy completa.

Disponible en negro, blanco y dos tonalidades diferentes de gris, comparte con el resto de modelos del fabricante los 5 años de garantía oficial y el primer año de seguro gratuito.