Y como buen apasionado que es, no tardó en estrenarla en el Circuito de la Bresse (Francia) y hacer unas vueltas para saborear su nueva máquina.

Loeb, nacido en la Alsacia, ha tenido un estrecho vínculo con la marca KTM desde el año 2006. Su nueva RC8 R está basada en el modelo de serie y está equipada con un sistema de escape Akrapovic y neumáticos Michelin. Después de tan sólo algunas vueltas parecía que Sébastien estaba impresionado con las mejoras en el modelo de 2011.

“Tenía la RC8 desde abril del 2009, y comparándola con el nuevo modelo, éste es mucho más atractivo. La manera en que se desarrolla la potencia en la RC8 R es más suave, tiene más fuerza y a la vez menos vibraciones. La moto es también más ágil, más ligera de conducir y se adapta a este circuito tan técnico mucho mejor”, dijo Loeb después de algunas
pruebas con la moto.

Jerome Delziani, Director de Márketing de KTM para el sur de Europa, hablando de la colaboración con una de las grandes personalidades del motor de todos los tiempos, comenta: “La filosofía “Ready to Race” de KTM es una parte íntegra de su ADN y estamos muy satisfechos de tener a Sébastien Loeb en nuestra familia naranja. Él es un campeón de verdad y un modelo a seguir, aparte de un gran piloto también sobre dos ruedas. Estamos muy orgullosos de poder apoyarlo en su pasión por las motos”.