Anesdor, teniendo en cuenta el esfuerzo que en el último año han hecho todos los fabricantes para conseguir que sus flotas de motos cumplan con los requerimientos de contaminación que exige la normativa Euro5, ha solicitado que se revise el etiquetado ambiental para las motos. Considerando que la actual calificación C no reconoce el compromiso con la sostenibilidad de estos vehículos y requiriendo que se cree una nueva etiqueta o se incluya a las motos en la calificación ECO.

La etiqueta C actual abarca todas las motos que cumplen con la normativa Euro3 -introducida en 2006- hasta las actuales Euro5; sin tener en cuenta la reducción de emisiones contaminantes -del 60% en monóxidos de carbono, y del 71% en hidrocarburos y óxidos de nitrógeno- de la que pueden presumir los modelos creados de acuerdo con la última normativa vigente. Algo que ha sido posible gracias al salto tecnológico que han dado los fabricantes, contribuyendo así a poner en escena motos más eficientes y sostenibles.

Por eso, desde la Asociación Nacional de Empresas del Sector Dos Ruedas han solicitado una reforma que reconozca este compromiso con la sostenibilidad de las motos, a través de un nuevo etiquetado. O bien creado en exclusiva para esta condición de las motos, o permitiendo su inclusión en la categoría de vehículos ECO.

Pese a que desde el Gobierno todavía no se han manifestado sobre la manera de abordar este problema, la DGT ha querido clarificar que el etiquetado tendrá carácter retroactivo siempre que se mejore la calificación. Lo que implica que todos aquellos que adquieran cualquier modelo Euro5 con un etiquetado C podrán recibir una nueva etiqueta cuando esta situación se actualice.

Además, se ha solicitado una revisión de la calidad de las pegatinas que se deben usar para las motos, al considerar que cuentan con una escasa durabilidad frente a los agentes externos cuando se aplican en la parte exterior de los vehículos, como es en el caso de las motos.