Pasan las décadas pero hay nombres en la industria de la motocicleta que no pasan de moda. Durante sus mejores años del siglo XX, Lambretta resultó en muchos países, como Gran Bretaña o España la alternativa que tenía en el mercado otro icónico nombre de la industria, la Vespa. Ambos fabricantes han llegado a nuestros días renovando su tecnología, aunque sin abandonar el apasionado espíritu que guiaba sus inicios.

En el caso concreto de Lambretta, acaba de presentar sus nuevos X300 y G350, dos novedades con un diseño fiel a la estética clásica, aunque con algunas distinciones. Mientras que la X300 presenta rasgos afilados y deportivos, el G350 mantiene los códigos de la parte neoclásica.

El chasis del X300 está formado por una estructura tubular de acero combinada con un medio cuerpo para unir el escudo con los paneles laterales de acero pulido clásicos. Cuenta con suspensión delantera de brazo oscilante y amortiguador doble con freno de disco. El G350 en cambio, presenta el mítico chasis monocasco de acero, al igual que los famosos y tradicionales paneles laterales intercambiables, además de la suspensión delantera y trasera con doble amortiguador.

En cuanto a motor, el X300 equipa un monocilíndrico de 4 tiempos de 275 cm3 que declara una potencia máxima de 24,8 CV a 8.250 rpm y un par motor máximo de 24,5 Nm a 6.250 rpm. Por su parte, el G350 se convierte en su scooter de mayor cilindrada en la categoría de clásicos de alta gama. También presenta un motor monocilíndrico de cuatro tiempos, pero de 330 cm3 de cilindrada con una potencia de 27,1 CV a 7.500 rpm y par máximo de 27 Nm a 6.250 rpm. Ambas aparecen en escena como opciones perfectas el usuario contemporáneo entusiasta de la estética clásica. Los precios de una y otra novedad todavía deberán ser desvelados.

Historia de un icono

Para los usuarios a los que entusiasme la historia dela motocicleta, hay que destacar que el nombre Lambretta tiene su origen en el río Lambro, que fluye por el distrito de Lambrate, cuna de este emblemático scooter. También se deriva de lambrus, que significa ligero, rápido y ágil.

La Lambretta nació en la fabrica de tubos de acero de Innocenti del distrito Lambarte de Milán, en el norte de Italia, que en aquellos momentos no pasaba por un buen momento. Saltó a la fama como el vehículo del pueblo después de la Segunda Guerra Mundial. Era un modo de transporte divertido, fiable, asequible, con un diseño revolucionario y moderno, y estaba disponible en seis colores pastel.

Adoptado como scooter de culto por los mods británicos en la década de 1960 y conducida por muchos nombres famosos, como James Dean, la Lambretta se convirtió rápidamente en una leyenda. Entonces se le consideraba más que un scooter, más bien un icono de la moda. Sin embargo, a medida que fueron pasando los años de la postguerra mundial y comenzaron a popularizarse los automóviles utilitarios, la demanda de scooters terminó disminuyendo. En 1997, Lambretta interrumpió su producción, pero sólo diez años después volvió a la actividad presentando el modelo V-Special.