Hoy mismo os hablábamos de la nueva Kawasaki Ninja 300 (>) y ahora le toca a la todopoderosa Honda dar respuesta a la efervescencia que se vive en las pequeñas cilindradas. Si bien esta versión parece no presentar novedades técnicas sobre la Honda CBR 250R (>) que está actualmente a la venta, la estampa gana mucho para los amantes de la estética “Réplica”.

Bajo la intimadante carrocería se esconde un monocilíndrico de cuatro tiempos con cuatro válvulas e inyección electrónica que rinde una potencia máxima de 26,4 CV a 8.500 rpm, suficientes para iniciarse en el mundo de la moto con las prestaciones imprescindibles y a un precio razonable que podría rondar los 4.500 euros, aunque la marca todavía no ha confirmado este punto ni la fecha de llegada a los concesionarios de la pequeña “Pedrosa Replica”.