Tras la buena vida comercial que la Keeway Superlight 125 ha logrado, la firma de origen chino lanzará una cruiser de líneas similares pero con un motor de dos cilindros y mayor cubicaje. Y es que la buena presencia es una de las notas distintivas de esta novedad con la que Keeway previsiblemente jubilará el modelo Cruiser 250.

Destaca sobre todo por el color negro que obviamente es el responsable del nueva-keeway-blackster-250i_1nombre de la moto, por lo que suponemos que sólo se comercializará en este negro mate tan sugerente. Los cromados son otro ingrediente esencial en una estética para tipos duros con poco presupuesto que verán en su doble salida de escape cromada otro importante reclamo estético.

La mecánica de dos cilindros en V está refrigerada por aire y escasea en potencia ya que tan sólo ofrece 14,3 CV. Cuenta con alimentación mediante inyección

electrónica y está unida a una caja de cinco velocidades.

Dos discos de freno se encargan de la retención del conjunto cuyo peso en seco anunciado es de 170 kg. Un precioso depósito de 13,5 litros capacidad contiene la clásica instrumentación en esfera con una pequeña pantalla digital

La posición de conducción relajada con el manillar cerca del piloto y el asiento cerca del suelo son típicos de estas motos dotadas también grandes estriberas adelantadas para viajar con las piernas estiradas, al más puro estilo yanqui.

No sabemos nada acerca de su precio pero tenemos claro que será un modelo asequible pues Keeway es especialista en fabricar motos con buena planta dotadas de componentes modestos para poder ofrecer tarifas orientadas al segmento más económico del mercado.