Según la revista australiana Motorcycle News ya se prepara la nueva R1 que ha sido avistada y fotografiada en el circuito de Eastern Creek, cerca de Sydney. A juzgar por la foto, sorprendentemente no hay una gran evolución en la estética y eso personalmente me hace desconfiar un poco de la veracidad de la información. Pero está claro que la firma de Iwata prepara su R1 desde hace tiempo y como contrapartida eso le da mucho fundamento a la noticia.

De hecho la verdadera bomba informativa respecto a este modelo es que Yamaha prepara una evolución de su motor tetracilíndrico cross-plane que daría lugar a dos motos con diferente potencia: una para calle y otra para circuito. La de calle aumentará en torno a los 10 CV la potencia actual de 182 y la segunda, atención, ofrecerá 230 CV para exprimirlos en circuito. Esto por supuesto ha obligado a los ingenieros a un intenso trabajo sobre el motor de 999 cc.

Con la versión circuitera de 230 CV Yamaha por fin volvería a sacar pecho entre las hi-sport

La versión de circuito acaparará el mejor arsenal tecnológico con el que Yamaha puede dotar a una moto deportiva: control de tracción regulable, control dinámico de la suspensión, diferentes mapas de motor, ABS deportivo...todo lo que esté a su alcance que no es poco y pueda pagar un mortal.

También se habla de que la versión con intermitentes y faros destinada a calles y carreteras podría ofrecer una transmisión de doble embrague, lo que la convertiría en la primera moto deportiva en incorporarlo.

Y por último se comenta que con esta moto Yamaha probablemente regresará al Mundial de SBK de forma oficial en la categoría EVO. Pero todo hasta el momento, son rumores, con fundamento, pero rumores que reactivarían por completo el segmento de las SBK gracias a motos como las nuevas Honda CBR1000RR Fireblade y su versión SP, la Ducati 1199 Panigale S o la nueva Aprilia RSV4 APRC.

yamaha-r1-2015-cazada