VER LA FICHA TÉCNICA >

Pocas cosas había que mejorar en la Daytona para lograr un rendimiento todavía mejor. Por eso en Hinckley han tenido que hilar muy fino a la hora de ir un poco más allá. Y tras la presentación de la exuberante Daytona SE el año pasado que aportaba una estética y componentes especiales, ahora llega el turno de la R que llega para seguir siendo referencia en 2011 porque las mejoras se centran en aspectos muy importantes de cara a su rendimiento en carretera o circuito.

La carrocería presenta un diseño más fresco que se realza con el subchasis pintado en color rojo y aporta nuevas tipografías en los logotipos, pero lo importante no reside ahí sino en la parte ciclo. Y es que las suspensiones se han revisado por completo con los ingenieros de Öhlins para ofrecer un mejor rendimiento y hacer de la Daytona 675 R una máquina todavía más eficaz. Por eso ha sustituido el buen equipo Kayaba de suspensiones por un excelente conjunto Öhlins para ambos trenes. La horquilla invertida es una Öhlins NIX30 completamente regulable con barras 2 mm más gruesas (43 mm) que la japonesa. Detrás también se ha optado por la marca sueca que con su Öhlins TTX36 ofrece los mismos parámetros de regulación que la versión estándar pero incrementa la efectividad debido a un mejor rendimiento en la Daytona R.

Otro aspecto que ha recibido la atención de los ingenieros ha sido la frenada. Y para potenciarla se han sustituido las pinzas radiales monobloque Nissin por otras Brembo de idéntica concepción. Los discos continúan con la misma medida de 308 mm.

Con estas, aparentemente, ligeras modificaciones en las que el fabricante inglés da un giro en los componentes utilizados hacia marcas europeas en lugar de las japonesas que venía utilizando hasta el momento, la Daytona 675 marca territorio porque especializa todavía más su comportamiento que ya es la referencia en lo que se refiere a potencia y ligereza. Unos mejores frenos y suspensiones suponen más efectividad a la hora de aplicar una conducción deportiva y esto es algo que los clientes siempre agradecen. Pero seguro que encarecerán el producto porque el salto cualitativo ha sido importante. ¿Cuánto? Es la gran incógnita que no se resolverá hasta que se comercialice en 2011.