2016 va a ser un año muy importante para Suzuki pues se espera el regreso de la otrora superbike de calle a batir, la GSX-R 1000, un modelo que se debería basar en la GSX-RR (y no sólo estéticamente) que ha debutado en MotoGP éste año y tan buena imagen está dando en su vuelta a la competición. La publicación japonesa la denomina GSX-R1000R y le asigna un diseño que seguramente poco tenga que ver con el final aunque no es la primera vez que afinan bastante en su propuesta. Pero vemos improbable que Suzuki se aleje tanto de sus raíces estéticas actuales y también de las de su máquina de MotoGP.

Además anuncia un interesante lanzamiento en la pequeña cilindrada puesto que Suzuki era la única marca japonesa que no tenía una deportiva para sus aficionados. Por eso se apuesta por una Suzuki GSXR-250 con la que cubrir ése vacío a la que se asigna un diseño prácticamente calcado a la versión de 1.000. Desde luego tiene su coherencia que Suzuki aproveche la ingente inversión en MotoGP para relanzar y ampliar toda su familia de motos deportivas

De momento todo son meras especulaciones y seguro que en los próximos meses continuaremos recibiendo más pídoras informativas sobre estos esperados lanzamientos.