La Monster 1200 R llega con 160 CV bajo el brazo en un renovado paquete cuyo objetivo es situar la maxinaked italiana al nivel de las deportivas sin carenado más radicales del mercado. Y para lograrlo se ha modificado todo menos su esencia Monster.

 El motor derivado de la nueva Multistrada 1200 es toda una declaración de intenciones por prestaciones y tecnología; motor Testastretta 11° DS de distribución variable, 160 CV de potencia a 9.250 rpm y 131,4 Nm de par máximo a 7.750 rpm. Por supuesto está asistido por una avanzada tecnología electrónica gracias a su acelerador "ride by wire" con diferentes modos de conducción, diferentes mapas de potencia, control de tracción, ABS, embrague anti-rebote...y todo ello pensado para un intenso uso deportivo, tanto en la calle como en el circuito. Pues si bien la Monster 1200 S cuenta con unas muy buenas dotes deportivas, no es capaz de ofrecer un rendimiento tan bueno en un trazado de carreras como lo hará la nueva Monster 1200 R y las fotos en circuito son toda una declaración de intenciones.

 

Las suspensiones Öhlins totalmente ajustabes tanto delante (horquilla invertida de 48 mm) como detrás responden a una búsqueda de una mayor efectividad y por eso sus especificaciones son más deportivas y sus componentes más caros y sofisticados. Lo mismo sucede con los frenos Brembo donde recurre a una pinza delantera radial monobloque M50 para morder sendos discos de 330 mm.

 En cuanto al diseño, los cambios de centran en la delantera y la trasera, estableciendo diferencias claras con las otras Monster 821 y 1200/S sin romper con la filosofía de sus personales líneas. La pequeña cúpula delantera, clavada a la de las versiones Stripe, con la banda blanca que va desde el guardabarros delantera, pasando por la parte delantera del depósito hasta el colín, también van en la misma línea. El asiento rediseñado con un remate especial así como el nuevo escape de doble petaca 2-1-2 también son distintivos de la nueva Monster 1200 R que luce partes en fibra de carbono y unas llantas Marchesini de aluminio forjado que contribuyen a reducir el peso general.

 Es un modelo que se comercializará en 2016 en el color rojo con banda blanca y un riguroso negro. Muchos estarán decepcionados a pesar de ser una Monster claramente superior a cuantas haya fabricado Ducati jamás, puesto que no llega al nivel de una KTM 1290 Super Duke R o una Aprilia Tuono V4 1100. Para eso muchos esperaban una nueva edición de la Ducati Streetfighter con el motor de la nueva Panigale 1299 que con este lanzamiento quizás ya no se produzca, aunque igual Ducati todavía reserva una sopresa para el EICMA de Milán.