El llamado Suzuki GSX Concept presentado hace unos meses para el Tokyo Motor Show se postula como el punto de partida de la nueva Hayabusa pero todavía es prematuro confirmarlo porque al parecer ni ellos mismo los saben en este momento ya que el apartado de diseño es el menos definido del proyecto. Así se lo han confirmado fuentes de la marca a la publicación MCNews

Lo que si es seguro es el reemplazo del modelo actual, ya algo obsoleto a todos los niveles y que además no se va a poder comercializar a partir de 2017 porque no supera la normativa anticontaminación Euro 4. Y sin duda esto va a marcar los plazos que todavia no están nada claros porque las marcas pueden solicitar una prórroga para ciertos modelos.

Por un lado fuentes de la firma japonesa han afirmado que hay mucho trabajo avanzado en el aspecto mecánico y se conservará su propulsor tetracilíndrico de gran cilindrada y desbordanbte potencia al que se le dotará de un sistema de distribución variable con el que optimizar tanto la potencia como el consumo y las emisiones.

Parece bastante improbable, como apuntan algunos medios, que monte un motor asistido por un turbo a pesar de que Suzuki haya mostrado claramente que se avecina una generación de motos turboalimentadas. De hecho ya hay una mecánica de dos cilindros paralelos DOHC y alrededor de 600 cc con ocho válvulas desarrollada por Suzuki con esta tecnología pero no se sabe a qué modelo de todos los nuevos que se avecinan impulsará.

Un último dato que podria tener peso a la hora de decidir la fecha de lanzamiento de la nueva Hayabusa: aprovechar el vigésimo aniversario que se produciría en 2018/2019 ya que el modelo se lanzó en 1999, una fecha importante porque desde enconces se coronó como reina de la desmesura e icono instantáneo hasta la llegada el año pasado de la salvaje Kawasaki H2R, el nuevo enemigo a batir entre las súperdeportivas.