Scomadi prosigue con su crecimiento basado en el éxito de su modelo Turismo Leggera 125 que tan buenos resultados comerciales le está dando. Este evidente acierto de trabajar el scooter vintage con una clara inspiración en la Lambretta, le ha espoleado con su siguiente modelo que será un TL 200 con motorización DOHC de cuatro válvulas refrigerada por agua procedente del Aprilia Scarabeo. Está dotado de un sistema de inyección por un nuevo procesador en la ECU de 16 bits obra de Magneti Marelli con el que se cumple la Euro 4.

Además se está trabajando en un TL 250 con cambio manual que de confirmarse llegaría al mercado no antes de 2018, pero su proyecto más interesante es el modelo de 400 animado por un motor Morini que usaría la misma carrocería de sus hermanos menores ya que al estar sobredimensionada resulta perfectamente compatible con un motor más grande.

Scomadi se ha hecho con los derechos industriales y de diseño de esta mecánica que destaca por el pequeño tamaño de los cárteres, aunque se está trabajando en sustituir el sistema de alimentación, pasando del carburador a la inyección. Esto aparte de capacitarla para cumplir con la normativa Euro4, permitiría incluso alguna ganancia de prestaciones.

Este motor será una evolución del Franco Morini FM400 refrigerado por agua con culata multiválvulas de 383 cc, equipado en modelos como el Malaguti Madison K400 o el Benelli Velvet, con 31 CV de potencia con un par motor de 34 Nm.

A pesar de compartir carrocería, se ha adaptado a las exigencias de esta nuevo motorización; por el lado iquierdo se ha dado acomodo a la voluminosa campana de embrague y también añade una entrada de ventilación para refrigerar el radiador justo bajo la parte delantera de la quilla.

Llama la atención su escape cromado con forma de tubarro y un vistoso looping. Y por supuesto será un modelo con suspensiones y frenos mejorados para enfrentarse a unas mayores capacidades dinámicas derivadas del motor. De momento es un interesante prototipo proyectado como modelo para 2018