Las deportivas inglesas de origen artesanal no dejan de darnos sorpresas, y si hace apenas diez días os anunciábamos a bombo y platillo que Norton ya ha anunciado sus exclusivas V4 RR & SS, ahora Spirit Motorcycles ha sorprendido en The Bike Shed en Londres con dos modelos, uno naked de carretera y otro de circuito. Además están proyectadas las correspondientes versiones R de cada una, con componentes de superior calidad y elementos aligerados aunque solo se fabricarán 50 unidades con estas especificaciones.

Este proyecto es el resultado de la unión de fuerzas entre dos compañías: T3 Racing y Spirit of Seventies. Aportando conocimientos de ingeniería y diseño, Spirit Motorcycles aporta una visión bastante radical en cuanto a uso y orientación, sobre todo teniendo en cuenta que en el corazón de las GP-Sport y GP-Street laten tres cilindros capaces de ofrecer hasta 180 CV de potencia con el kit de competición de las versiones R que cuentan con un sistema completo de escape de titanio. Las versiones inferiores se conforman con unos jugosos 160 CV que en versión "triple" deben de ser muy competentes hasta en las manos más ávidas de fuertes sensaciones.

Se trata de un bloque de 750 cc de fabricación artesanal con una dotación electrónica de F1, según la marca, y una centralita MoTec completamete programable. A esto tenemos que añadir el uso de fibra de carbono empleado en la carrocería. Apuntar que las cotas del chasis multitubular y el basculante son totalmente configurables para adaptar la moto al 100% tanto al uso como al piloto, un detalle reservado a motos de alta ompetición. El aluminio forjado en las llantas y los componentes generales confiados a empresas de la máxima reputación hacen de las nuevas Spirit Motorcycles motos muy exclusivas a las que no les faltan elementos como el quickshifter o el embrague antirrebote.

Y por supuesto se las puede dotar de componentes aún más caros, exclusivos y por supuesto con un rendimiento superior, gracias a un catálogo de accesorios opcionales. El rango de precio en el que se mueven es de los 52.600 € de la más básica hasta los 80.000 € de las versiones R. Estas van dirigidas a un público tan exclusivo como el de la nueva Ducati 1299 Superleggera.