332

La Bonneville Bobber es una de las motos de serie más bonitas en la actualidad, a la que le faltan algunos elementos para hacer de ella un vehículo más versátil. Y esto lo ha solucionado Triumph con la Bonneville Speedmaster, que conserva algunos de los rasgos característicos de aquélla, pero añadiendo lo necesario para aumentar su rango de usabilidad, como el montar un depósito de mayor capacidad (más autonomía en viajes) o un asiento más confortable.

Estéticamente, la Speedmaster está muy conseguida, destacando la apariencia rígida del tren trasero al quedar el amortiguador escondido bajo el asiento y el depósito de 12 litros de corte clásico. Su posición de conducción queda condicionada por la colocación atrasada del manillar y adelantadas de las estriberas.

La Speedmaster monta el mismo motor de la T120, un dos cilindros de 1200 cc el cual ha sido trabajado para lograr una entrega de potencia muy lineal y suave, especialmente a bajo y medio régimen, y que cuenta con dos modos de conducción: Rain y Road.

La parte ciclo está compuesta por una horquilla convencional de 41 mm

y el citado monoamortiguador trasero, mientras que para el apartado de frenos se ha confiado en un doble disco delantero en vez del único que monta la Bobber.

Triumph Bonneville Bobber Black

triumph bobber black front streetLa Bobber ya cuenta con una segunda versión, presentada junto con la nueva Speedmaster. Se trata la Black, que se diferencia de la otra por su estética y por introducir algunas mejoras en la parte ciclo. Los cambios de diseño saltan a la vista, pues el color negro domina en todo su conjunto (de ahí su denominación de Black). Las otras variaciones son el montaje de una horquilla de mayor diámetro (de 41 mm a 47 mm), utilización de ruedas de 16 pulgadas en vez de 19 pulgadas y uso de doble disco delantero.