Kymco anunciaba recientemente el lanzamiento el ambicioso proyecto Ionex, que conlleva el lanzamiento de diez nuevos modelos y la creación de de una extensa red de carga de baterías, con posibilidad de intercambio y de alquiler con el fin de acabar con los problemas de tiempo de espera en las recargas o con la autonomía de este tipo de vehículos.

El primero de estos diez scooter del proyecto Ionex es el Many Ev, un vehículo de pequeñas dimensiones, de estética neo retro que esconde bajo su plataforma plana las dos baterías extraíbles encargadas de sumistrar la energía para moverlo. En el hueco bajo su asiento, además de caber un casco integral, hay espacio para tres baterías de forma horizontal, con lo que se amplía su autonomía hasta los 200 kilómetros.

Y es que el hecho de poder acceder a las baterías es el secreto y el punto importante del proyecto Ionex, pues esto permite realizar cargas rápidas en el propio domicilio o en estaciones de carga que pueden ser instalados distintos puntos. Para ello, Kymco ha diseñado puntos de carga de distintos tamaños y capacidades, desde pequeñas estaciones aptas para comunidades de vecinos a intercambiadores de grandes dimensiones que pueden ser colocados en vías públicas o puntos muy concurridos.

Las baterías son comunes a todos los scooter del proyecto Ionex, tienen un peso de 5 kg que también puede ser recargada en casa o en puntos de carga rápida -una hora-. Cuentan con sensores que controlan su estado y se pueden asociar a un vehículo, de manera que la batería no podría funcionar en otro scooter distinto. Otro aspecto importante es el hecho de que mientras se carga la batería, el scooter permite seguir la marcha gracias a otra batería interna que siempre se mantiene con carga.