Esto supone el renacer de la marca que entra por la “puerta grande” con este modelo, ya que su motorización es un compacto motor de seis cilindros en línea abrazado por un chasis doble viga de aluminio. Cubica exactamente 1.208 cc con un ángulo de inclinación de los cilindros de 15º y la potencia máxima lograda es de 161 CV a 9.000 rpm para la versión atmosférica. Y es que a finales de año está programado el lanzamiento de una versión turbo cuya potencia podría alcanzar los 200 CV.

Llamativa es la cifra de par máximo que con 135 Nm a 7.000 rpm evidencia las bondades de seis cilindros, cuyo tamaño además no es muy superior a un tetracilíndrico y aporta una interesante mezcla entre suavidad y potencia.

Esta preciosa naked destaca también por su novedoso sistema de lubricación continua de la cadena a base de grafito. Esto alarga la vida y el mantenimiento, además de asegurar siempre un correcto funcionamiento. También resulta ser un sistema mucho más limpio que la grasa convencional, ya que el grafito es expulsado de la cadena por la fuerza centrífuga.

Nada se sabe acerca del precio pero no va a ser una moto barata teniendo en cuenta este motor tan especial al que acompaña una parte ciclo dotada de selectos componentes: para la suspensión se ha recurrido a la marca WP de las KTM, ambas totalmente regulables. En cuanto a los frenos, el ABS Type9 MB de Bosch es el complemento para las pinzas Brembo, la anterior de anclaje radial. Todo planteado para que dinámicamente la Horex VR6 Roadster cumpla las expectativas de tan ambicioso proyecto creado alrededor de un motor compacto motor de seis cilindros, algo que tan sólo BMW había hecho. Alemanes tenían que ser...