BÚSQUEDA RÁPIDA

Royal Enfield Bullet 500: El placer de estrenar moto clásica

Viernes, 25 Noviembre 2016 13:13 Escrito por Carlos Lera
Valora este artículo
5/5 (2 votos)
Ver opiniones
¿Te gusta esto? Compártelo:
Facebook
Email
Facebook Facebook

prueba royal enfield bullet accionProbamos y disfrutamos los placeres de la Royal Enfield Bullet 500, moto que encarna mejor que ninguna otra el concepto retro: el estilo y la mecánica de las motos de ayer adaptado a las exigencias de nuestro tiempo.

Fotos: Emilio Arbúes
Casco: Givi 20.7 Oldster

FICHA ROYAL ENFIELD BULLET 500 >

Tomé contacto con la Bullet 500 en Irún, donde quedé para recogerla en el concesionario local, Boxes Norte, y emprender viaje en pareja hasta Santander. Una buena toma de contacto en carretera para familiarizarme con sensaciones que ya no se encuentran. Son el encanto y el motivo de que estas motos nos sigan llamando poderosamente la atención de los aficionados en los tiempos del control de tracción y los suspensiones electrónicas.

La Royal Enfield no engaña a nadie, lo que hay es lo que ves. Freno trasero de tambor, llantas de 19 pulgadas (con neumáticos “vintage” Avon Speedmaster Mk II delantero y Safety Mileage Mk II trasero) y un motor monocilíndrico de carrera larga  refrigerado por aire que entrega 28 caballos de potencia para un peso de unos 190 kilos. Pero también aprovecha algunas innovaciones de los últimos cuarenta años como el freno de disco delantero, el arranque eléctrico o la inyección electrónica. No obstante son detalles que no rompen en absoluto el poder evocador de una estética imperturbable al paso del tiempo, modificada si acaso en muy ligeros detalles a lo largo de más de medio siglo.

royal enfield arranque patadaSubida en el caballete o apoyada en la pata de cabra (posee ambos) la notas una moto amable, que no va a hacerse difícil de llevar y cuando te sientas en su cómodo asiento de dos alturas todo encaja perfectamente. El motor puede encenderse a patada, haciendo uso de la tradicional palanca de arranque, o bien pulsando el botón correspondiente, con menos encanto pero más comodidad. En cualquier caso gracias a la inyección arrancarla "a pinrel" es una operación que no supone ningún problema; no hace falta tener piernas de jugador de rugby ni saber trucos secretos para hacerla sonar a la primera… aunque no está de más que pruebes en privado antes de pavonearte en público.

El motor vibra muy bien. Quiero decir que es agradable, no cansa y al mismo tiempo queda claro que es un monocilíndrico clásico que avanza a base de largas pistonadas. Esta es la primera sensación que te recorre el cuerpo, junto a las rítmicas y sosegadas explosiones del motor que al ralentí llegan a un volumen muy discreto hasta los oídos.

Royal Enfield Bullet 500 ¡da gloria oirla!

Al meter primera se advierte enseguida que el cambio de marchas es clásico, pero esta vez en el sentido menos glamuroso. Tiene un recorrido bastante largo y no se caracteriza por la precisión, aunque con los kilómetros no queda más remedio que tratar de acostumbrarse. Una vez con la marcha metida el motor comienza a andar con la fuerza que se espera de un monocilíndrico de considerable cilindrada, con un tacto agradable y sensación de empuje desde muy bajas vueltas. El sonido cuando se abre la mariposa de la inyección ya no es tan discreto ni falta que hace: es simplemente magnífico. Una de las motos que mejor suenan del mercado y reclamo inmediato para hacer girar cabezas y miradas en los retrovisores.

La sensación en marcha es más ágil de lo que cabría esperar por aspecto y peso y lo mismo sucede con la estabilidad: los ingleses sabían hacer muy buenas motos en los años 50, y esta Royal Enfield es ejemplo de que un buen diseño no necesita grandes sofisticaciones.

prueba royal enfield bullet caja herramientasLo primero que disfruté con la Bullet 500 fueron carreteras secundarias y puertos de montaña, ambiente en el que se mueve con gracia y en el que se deja llevar con suavidad. Al ritmo del tráfico en este ambiente se desenvuelve sin complicaciones y con cierta reserva de prestaciones, porque a pesar de que el motor no destaca por su potencia máxima posee un empuje muy notable a bajo o medio régimen y una buena capacidad de recuperación. No es necesario cambiar de marcha con frecuencia si no se desea, y de hecho al motor le encanta rodar bajo de vueltas en cuarta y quinta. Tampoco se opone a un ritmo más vivo, pero enseguida te pedirá que subas una marcha.

Keep Calm... and Royal Enfield

Cuando se trata de bajar relaciones, el motor lógicamente retiene mucho. El cambio de nuestra unidad solía fallar con frecuencia bajando de tercera, entrando el punto de muerto de primera en vez de segunda. Este es sin duda el asunto menos agradable de la moto para mi gusto y me gustaría cotejarlo con más unidades porque quizá sólo se tratarse de un problema de puesta a punto. Aún sin fallar el cambio no es un prodigio de precisión, y si lo tuyo son las prestaciones y entrar en las curvas apurando metros esta no parece que vaya a ser tu moto. Eso sí, puedes pasarlo muy bien con ella y echarle una carreterita a tu sombra sin meterte en muchas complicaciones, sintiendo que estás pilotando una auténtica clásica. Ahí empezarás a echar de menos un mejor tacto de los frenos y suspensiones, aunque podrás aplicarte sin titubeos en plena curva gracias al buen equilibrio del chasis y los fantásticos neumáticos Avon, con apariencia muy clásica pero excelente grip especialmente en mojado.

Las rutas de fin de semana son su especialidad. No en vano la Royal Enfield, una buena moto inglesa de la era gloriosa, se siente como en casa en las carreteras estrechas, húmedas y sinuosas. La cosa cambia en vías más rápidas. Es capaz de una punta en torno a 140 km/h, pero se siente más cómoda con cruceros en torno a 100 – 110 km/h. A partir de ahí funciona sin problemas pero tanto el motor como las suspensiones nos empezarán a decir que no están cómodos con ese ritmo y la dirección comienza a flotar ligeramente a partir de 130 km/h.

prueba royal enfield bullet accion lateral

Otra de sus especialidades es la ciudad. La Royal Enfield Bullet 500 se convirtió en inseparable compañera de recados durante el tiempo que la tuve en casa gracias a su dócil y cómodo funcionamiento. Callejea con la agilidad que dan unas ruedas estrechas y un motor rebosante de fuerza, y como ya nos pasó en carretera sólo se echa de menos un poco más de refinamiento y calidad en los frenos y suspensiones. Hay que adatarse al clásico sistema del pedal de freno trasero, situado en posición bastante elevada pensando en levantar el pie para accionarlo; o a unas suspensiones de tacto seco.

El pasajero está muy bien considerado, con un asiento elevado, mullido generoso, asidera trasera y como curiosidad estriberas regulables, para adaptarse al gusto y tamaño de nuestro acompañante.

Ahora que ya nos hemos dado una vuelta con la Royal toca aparcarla y observar los detalles detenidamente. Los acabados son sencillos; llamativos pero sencillos. La pintura cuenta con fileteados hechos a mano en los guardabarros y el depósito. La coraza del faro integra la instrumentación, la llave de contacto -el bloqueo de la rueda delantera se acciona con la misma llave pero en cerradura independiente- y cuenta además con dos pequeños pilotos de luz de posición a los lados del faro principal… lo que los modernos llaman ahora day running lights. Vista por detrás, el pequeño piloto circular sobre el soporte de la matrícula es uno de esos aspectos de diseño muy sencillo pero con personalidad, que me recuerda inevitablemente sus orígenes ingleses de mediados de siglo XX.

prueba royal enfield bullet frontalLa Royal Enfield Bullet 500 es definitivamente una moto auténtica para quienes quieren estrenar una clásica de verdad, no una moto retro o vintage: Nada de sucedáneos. Esto, tan sugerente, tiene ventajas emocionales… pero inconvenientes materiales. Requiere un cierto mantenimiento rutinario por parte de su propietario si se quiere tenerla siempre a punto y bien conservada. El nivel de aceite, la tensión de la cadena y el apriete de algunos tornillos, que pueden llegar a bajarse en marcha, son tareas que muchos han olvidado y que en la Royal Enfield Bullet 500 hay que tener al día como en toda moto clásica. Particularmente para mi, que tengo un par de veteranas en el garaje, es parte del encanto y un sencillo ritual que dedico a mis queridas niñas de dos ruedas.

Lo bueno es que todo resulta fácil de sustituir o reparar, aunque materiales como la tornillería son manifiestamente mejorables. No estamos ante una moto creada hoy en día para emular el estilo de las motos antiguas, sino ante una máquina diseñada en la edad de hierro -en el mundo de las motos- a la que se le han realizado mejoras para seguir en el mercado en pleno siglo XXI y lo mejor es que es perfectamente utilizable a diario, como cualquier naked moderna.

En definitiva, creo que poseer una Royal Enfield Bullet 500 te hace entrar en una selecta categoría de motoristas que están de vuelta de la fiebre por las prestaciones que no sirven para nada o de la novedad que se vuelve obsoleta al paso de unos pocos años. Desde antes incluso de montarte en ella te trasmitirá parte de su personalidad y elegancia… y en marcha no tendrás que demostrar nada para ser el objeto de todas las miradas al llegar a cada semáforo. Y todo por una cantidad de dinero más que razonable, económica si tenemos en cuenta lo que te van a cobrar otras marcas por sus modelos a la moda “retro”. Sin duda las suspensiones, frenos y acabados serán más refinados que los de esta inglesa emigrada a la India (donde la fabrican desde los albores de su larga vida), pero es que una moto clásica es así, como la Bullet 500 y no como las otras: sencillez, robustez y más cualidades prácticas de las que presuponen quienes no las conocen.

prueba royal enfield bullet lateral

 

Fotos prueba Royal Enfield Bullet 500

Royal Enfield Bullet 500: El placer de estrenar moto clásica Imagen - 1
Royal Enfield Bullet 500: El placer de estrenar moto clásica Imagen - 2
Royal Enfield Bullet 500: El placer de estrenar moto clásica Imagen - 3
Royal Enfield Bullet 500: El placer de estrenar moto clásica Imagen - 4
Royal Enfield Bullet 500: El placer de estrenar moto clásica Imagen - 5
Royal Enfield Bullet 500: El placer de estrenar moto clásica Imagen - 6
Royal Enfield Bullet 500: El placer de estrenar moto clásica Imagen - 7
Royal Enfield Bullet 500: El placer de estrenar moto clásica Imagen - 8
Royal Enfield Bullet 500: El placer de estrenar moto clásica Imagen - 9
Royal Enfield Bullet 500: El placer de estrenar moto clásica Imagen - 10
Royal Enfield Bullet 500: El placer de estrenar moto clásica Imagen - 11
Royal Enfield Bullet 500: El placer de estrenar moto clásica Imagen - 12
Royal Enfield Bullet 500: El placer de estrenar moto clásica Imagen - 13
Royal Enfield Bullet 500: El placer de estrenar moto clásica Imagen - 14
Royal Enfield Bullet 500: El placer de estrenar moto clásica Imagen - 15
Royal Enfield Bullet 500: El placer de estrenar moto clásica Imagen - 16
Royal Enfield Bullet 500: El placer de estrenar moto clásica Imagen - 17
Royal Enfield Bullet 500: El placer de estrenar moto clásica Imagen - 18
Royal Enfield Bullet 500: El placer de estrenar moto clásica Imagen - 19
Royal Enfield Bullet 500: El placer de estrenar moto clásica Imagen - 20

Opina sobre esta moto


Código de seguridad
Refescar

Artículos relacionados

Llega el Black Weekend de Triumph
Llega el Black Weekend de Triumph

La mítica marca británica vuelve a la carga este próximo fin de semana del 15 y 16 de marzo con dos días de descuentos irrepetibles en su colección de boutique.
Promoción Royan Enfield Refresh
Promoción Royan Enfield Refresh

La operación REFRESH es una campaña gratuita de servicio lanzada por Royal Enfield a nivel paneuropeo que se realizará entre el 11 y el 22 de marzo de 2019.
Ducati Madrid crea un programa de formación
Ducati Madrid crea un programa de formación

El concesionario Ducati Madrid, junto con la Asociación Mutua Motera y la DGT, lanza un programa de formación consistente en un curso de formación para sus clientes.
subir