BÚSQUEDA RÁPIDA

Prueba BMW F 850 GS Adventure

Viernes, 17 Mayo 2019 13:52 Escrito por Jorge Rubio
Valora este artículo
5/5 (1 Voto)
Ver opiniones
¿Te gusta esto? Compártelo:
Facebook
Email
Facebook Facebook

prueba bmw f 850 gs adventure 2019 texto 1

Nos ponemos a los mandos de la nueva F 850 GS Adventure, una moto completamente renovada que mantiene intacto su espíritu aventurero y ofrece mejores aptitudes generales.

Para evaluar una moto que ha ganado potencia, modificando por completo su bastidor, con una nueva suspensión, la ergonomía revisada y muchos detalles recién estrenados, BMW nos propuso una ruta por carretera para degustar todo este variado menú. Cierto es que se trata de una moto con un evidente componente off-road en su filosofía que también ha sido llevado a un nivel superior, por lo que tenemos pendiente hacer más adelante un análisis en este terreno.

De pura cepa

No nos equivoquemos, la F 850 GS Adventure no es algo así como la mini G 1250 GS Adventure. Su personalidad es tan fuerte que es simplemente otra opción que reclama su propio espacio para un cliente con otras necesidades y presupuesto. Coincide con su hermana en que es una moto para un público de estatura media-alta ya que su asiento confort de serie está ubicado a 875 mm, solo 15 mm menos que la G 1250 Adventure. Por ejemplo, con mi 1,66 m hay que andar con tiento al parar porque se llega muy justo al suelo. Y es que el hecho de que el motor sea un dos cilindros paralelos, delante monte una llanta de 21 pulgadas y tenga unas suspensiones de largo recorrido, hace que sea inevitablemente alta, algo que sin duda es parte de su encanto y le permite tener unas capacidades fuera del asfalto muy a tener en cuenta para los que buscan una moto con un verdadero uso dual.

Para ellos también será importante el deposito de combustible que con 23 litros de capacidad ofrece una gran autonomía perfecta para los que buscan una moto de largo alcance en todos los sentidos. Los deflectores frontales también contribuyen a este propósito viajero que necesita brindar el mayor confort posible a los ocupantes. Otros elementos específicos que apuntalan su filosofía son las defensas del motor, las placas de aluminio, las estriberas anchas dentadas o la pantalla regulable que se hace de forma manual y tiene dos posiciones.

prueba bmw f 850 gs adventure 2019 texto 4

Para proporcionar la postura de conducción deseada, el manillar se ha elevado 1,5 cm, lo que se traduce en una posición muy natural para los brazos que se combina a la perfección con una estriberas que tampoco fuerzan las piernas. Por cierto, también son ajustables las palancas de cambio/freno en distancia.  

Y todo esto tiene una contrapartida que incide directamente en el peso, elevándolo hasta los 244 kg en orden de marcha, lo que se traduce en 15 kg extras respecto a la F 850 GS de la que deriva. Y este peso es sin contar con todo el equipamiento opcional que montaba nuestra unidad de prensa, armada hasta los dientes.

Nuevo motor, más prestaciones

El nuevo motor “twin” fabricado por Loncin eleva el cubicaje hasta los 853 cc y la potencia hasta los 95 CV, por lo que los usuarios del A2 pueden optar a esta gran trail que a priori no es precisamente una moto-escuela, pero puede ser un buen reclamo para los más intrépidos propietarios de esta licencia. Encontrarán una aventurera de pura raza que ganado en dinamismo y sofisticación.

Este bloque ha sido renovado por completo -ganando 10 CV- y hay dos características que definen su carácter: el doble eje contrarrotante y el diferente calado del cigüeñal. En la práctica, el control de las vibraciones que se plantea con estos ejes de equilibrado es absoluto y motor se expresa con mucha finura en toda la gama de revoluciones. Sin embargo, su respuesta al acelerador es viva y lineal, revelándose como un buen complemento para las actitudes generales de la F 850 GS Adventure.

Pero BMW le ha querido dotar de un sonido diferente gracias, no solo al nuevo escape sino también a que el cigüeñal está calado a 90º, mientras que las detonaciones se producen a intervalos de 270º y 450º. El sonido es algo bronco y acompaña a la perfección la subida de revoluciones, proporcionando unas sensaciones de aceleración, no solo más instantáneas y vigorosas sino también más estimulantes para el oído.  

Y para las reducciones de marcha más apuradas ofrece un sistema antirrebote que las hará más dulces.

Más tecnología y equipamiento

Gracias al acelerador electrónico ofrece de serie dos modos de conducción: road y rain. O lo que es lo mismo, normal o para lluvia, con este segundo modo como la opción más progresiva para evitar deslizamientos en condiciones de baja adherencia. Y para esas situaciones también nos respalda con un control de estabilidad denominado ASC que precisamente limita el giro de las ruedas cuando advierte una pérdida de tracción. Y no falta el imperativo ABS para completar la faceta de seguridad activa de serie que es desconectable al igual que el control de estabilidad.

Y de forma opcional podemos ampliar este menú electrónico con el Modo Pro que a su vez suma tres modos: enduro, enduro pro y dynamic que funcionan con más ayudas a la conducción gracias al control dinámico de tracción y al ABS Pro. Cada uno de estos tres modos cuenta con parámetros específicos del resto de las ayudas y también puede tener incidencia en las suspensiones electrónicas ESA que son también opcionales.

prueba bmw f 850 gs adventure 2019 texto 3

La inclusión de todo esto en la moto hace mucho más versátil en el uso que podemos hacer del conjunto motor-parte ciclo desde la piña izquierda y viendo todo en la nueva pantalla TFT a color de 6,5 pulgadas. El manejo es intuitivo y además incluye todo un menú de conectividad con nuestro smartphone bastante interesante que incluye navegación, recepción de llamadas y mensajes así como la posibilidad de escuchar música. Pero para disfrutarlo en su plenitud debemos tener un casco BMW para aprovechar todas las opciones del BMM Connected Ride. Todo esto también es parte del equipamiento extra.

De hecho, nuestra unidad de pruebas iba equipada con absolutamente todo lo que se le puede poner a la F 850 GS Adventure gracias a la inclusión de tres paquetes combinados más todos los extras posibles: el pack Confort incluye caballete central, arranque sin llave, control de presión de neumáticos y puños calefactables. El pack Touring consta de control de velocidad, soporte de maletas y suspensión electrónica, y el pack Dynamic integra los modos de conducción Pro, el DTC, el ABS Pro y el cambio semiautomático Pro bidireccional.

Además, incluía también el kit de maletas de aluminio, así el como sistema eCall, la iluminación full-LED, la luces auxiliares antiniebla y la DRL diurna.

Y para terminar, nuestra moto lucía el vistoso acabado Rally con la decoración tricolor, las vainas doradas de la horquilla a juego con las llantas así como la pantalla corta.  

Si el precio base de la F 850 GS Adventure es de 13.200 €, con todo esto estamos hablando de que esta cifra se eleva casi hasta los 17.000 €.

En marcha

Cuando comenzamos a rodar lo primero que disfrutamos es de su acogedor puesto de conducción, así como del tranquilo rodar de su motor a bajas revoluciones. A pesar de su gran porte, algo que se acrecienta con todo el juego de maletas, también destaca por lo bien que se maneja dada la sensación de ligereza que transmite el tren delantero a cualquier velocidad.

El punto de vista que te da rodar a la altura que te propone la F 850 GS Adventure hace que pasemos con facilidad entre coches, siempre controlando el ancho extra de las maletas. Pero rápidamente alcanzamos la autovía donde se encuentra verdaderamente cómoda y donde el motor puede mostrar que esos 95 CV dan mucho de sí.

prueba bmw f 850 gs adventure 2019 texto

A pesar de que íbamos con la pantalla baja del acabado Rally, apenas echamos en falta protección ya que va muy bien preparada en este sentido, permitiendo disfrutar del viaje sin paliza del viento. A velocidad de crucero, el dulce rodar del motor en ciudad recibe interferencias en modo de vibraciones, no ostensibles hasta el punto de resultar molestas ni mucho menos. Y en cuanto a las suspensiones, el confort es total en este uso tan tranquilo y moderado en todos los aspectos. De hecho, se anuncia una velocidad punta de 197 km/h, cifra más que suficiente para el uso al que va destinada.

Al llegar a carreteras secundarias el trabajo para el motor y toda la parte ciclo se multiplica y es entonces cuando se pueden sacar más conclusiones de un comportamiento que en líneas generales sigue siendo ejemplar.

La F 850 GS Adventure se mueve de una curva a otra con suma facilidad, haciéndonos olvidar el gran peso que en realidad estamos moviendo. Esto sí perjudica un poco a la horquilla -que no es regulable- pues tiene mucha labor y resulta un poco blanda en los apoyos más fuertes. Lógicamente, no estamos ante una moto para practicar una conducción radical y en este escenario evidencia un carácter rutero y viajero alejado de cualquier rasgo de deportividad. Los frenos también cumplen su labor pero tanta inercia derivada del peso hace no que retengan con la contundencia deseada.  

El cambio de marchas que usamos era el opcional para subir y bajar sin necesidad de usar la maneta de embrague, aunque el sistema antitrrebote es de serie. Es un cambio preciso, con maneta regulable para tener siempre la distancia correcta a la mano, y no se muestra especialmente duro en el accionamiento aunque tampoco es "de mantequilla".

Conclusión y valoración

En definitiva, tenemos el dinamismo esperado para una moto así; alta pero a la vez esbelta y robusta. Es lo lo que hace falta para que la receta adventure funcione y BMW lo sabe mejor que nadie.

prueba bmw f 850 gs adventure 2019 texto 2

Desde luego es una formidable rival para otras motos similares como la Triumph Tiger 800 XC, la KTM 790 Adventure R o la Honda Africa Twin, todas ellas con la potencia máxima en 95 CV. Cada una de ellas tiene una marcadísima personalidad on/off road y la BMW cuenta con el añadido de que en esta tipología de motos su emblema pesa mucho porque lo acompaña de un saber hacer fuera de toda duda.  

Con posibilidad de hacer tiradas superiores a los 500 km gracias a que su motor anuncia un consumo de poco más de 4 l/100 km, la F 850 GS Adventure se postula como una de las trail-adventure mejor preparadas del segmento intermedio para grandes viajes. Cierto es que de serie adolece de muchas exquisiteces que le dan un aire más exclusivo y diferencial, amén de más posibilidades de regulación y adaptación al terreno y al piloto. Así es que picotear entre su equipamiento opcional será difícil de evitar por lo que el precio de 13.200 € se verá incrementado con facilidad.

Galería Prueba BMW F 850 GS Adventure 2019

Prueba BMW F 850 GS Adventure Imagen - 1
Prueba BMW F 850 GS Adventure Imagen - 2
Prueba BMW F 850 GS Adventure Imagen - 3
Prueba BMW F 850 GS Adventure Imagen - 4
Prueba BMW F 850 GS Adventure Imagen - 5
Prueba BMW F 850 GS Adventure Imagen - 6
Prueba BMW F 850 GS Adventure Imagen - 7
Prueba BMW F 850 GS Adventure Imagen - 8

Opina sobre esta moto


Código de seguridad
Refescar

Artículos relacionados

Nueva KTM 790 Adventure R Rally
Nueva KTM 790 Adventure R Rally

KTM presenta la versión más radical de su 790 Adventure Rally denominada R y que se producirá en una tirada limitada para los amantes de la aventura extrema.
Prueba SWM 440 Six Days: Trail con raíces
Prueba SWM 440 Six Days: Trail con raíces

20 Imágenes

La icónica marca italiana propone una asequible trail con toques scrambler para el carnet A2 plena de sabor clásico, directa al corazón de los más nostálgicos y que ya hemos podido probar en su presentación.
Dainese Settantadue Dune
Dainese Settantadue Dune

Dainese Settantadue es una nueva colección denominada Dune e inspirada en las épicas competiciones por el desierto que interpreta en un tono moderno el mito del París-Dakar.
subir