1931

Teniendo ya en el mercado una trail, una turismo y una naked, a Zontes sólo le quedaba la opción custom para completar su familia 310. Y no ha dudado en hacerlo, aun teniendo que diseñar un bastidor nuevo y, lo más importante, teniendo en cuenta que el segmento custom para el carnet A2 en la actualidad cuenta con muy pocos modelos porque no es muy jugosos a nivel de ventas.

El lanzamiento de la V-310, que puede ser más o menos arriesgada desde el punto de vista comercial debido a la preferencia de los usuarios por las trail y las naked, no hace más que demostrar el potencial de la marca china, todavía una desconocida para el gran público, pero que no titubea a la hora de hacer alarde de su potencial.

De hecho, en la presentación nacional a la prensa de su nuevo modelo, Zontes ha anunciado sus planes para 2020 y 2021, en donde veremos la llegada de una gama de motos de 125 y otra de scooter de 125 y 300, y, como plato fuerte, el nacimiento en un plazo de las 500 cc, 650 cc, 850 cc y 1.000 cc, todas ellas con motor de tres cilindros y en versiones, trail, naked y custom. 

Diseño original con sello Zontes

Pero seguimos en 2019 y lo que toca es vivir el presente, que también es prometededor como hemos podido comprobar con la V-310, una custom que visualmente mantiene el ADN que Zontes imprime a todos sus modelos. Y esto es algo que tiene mucho valor, pues con sólo cuatro motos en el mercado, la compañía ha conseguido con su diseño personal y vanguardista hacer reconocibles sus productos. Eso es algo que no es fácil de lograr teniendo en cuenta que cada uno de esos cuatro modelos se engloban en segmentos dispares.

zontes v 310 prueba estaticasLa V-310 conserva esas líneas angulosas que tanto gustan a sus diseñadores, pero creo que de manera acertada no está tan recargada como ocurre con la trail, por ejemplo, y disfruta de una imagen más limpia, con menos "ornamentación". Es una mezcla entre custom y "muscle bike", con un frontal marcado por la personalidad de su óptica delantera y un depósito voluminoso en su parte superior que desciende hasta fusionarse con el asiento para el piloto que se prolonga hasta el minúsculo

para el acompañante que se beneficia de un respaldo. Esa mitad delantera más corpulenta contrasta con la zaga, totalmente despejada y que genera sensación de ligereza. El escape tiene la salida por la parte inferior, por debajo del llamativo basculante de color titanio. Precisamente, este color titanio se puede apreciar en numerosos componentes de la Zontes, como en las estriberas, espejos, manillar, barras de la horquilla, tapas laterales del motor... lo que demuestra el interés por cuidar todos los detalles.

Equipamiento completo

Aparte de por su singular diseño, la V-310 se caracteriza por su buen equipamiento, empezando por la llave de proximidad que permite la puesta en marcha y la apertura del depósito de combustuble y del asiento por control remoto. También cuenta de botoneras retroiluminadas y de una nueva pantalla. Como en el resto de modelos, el equipamiento es realmente completo. No le falta detalle a la V310: llave de proximidad, piña retroiluminada, depósito de combustible y asiento de apertura con botón remoto, nueva pantalla TFT a todo color con cuatro configuraciones de visualización de los datos. Una instrumentación que se ve bastante bien pero cuya navegación no es excesivamente intuitiva, siendo sencillo elegir el chino como idioma predeterminado, lo que dificulta reestablecer el idioma de los menús.

Prueba Zontes V-310: instrumentaciónPor otro lado, es una moto repleta de detalles que otras marcas suelen ofrecer como accesorios originales, como por ejemplo los protectores del motor anclados al chasis, el respaldo del pasajero o un útil soporte para el candado situado en un lateral cerca del radiador.

Pero el equipamiento es igualmente completo en el apartado mecánico, en elementos importantes que suponen un incremento en la seguridad. Estamos hablando de la incorporación de un embrague antirrebote y del sistema ABS de doble canal 9.1 M de Bosch.

Asiento bajo y posición cómoda

Tras comprobar punto por punto cada uno de estos detalles, llega la hora de ponerse en marcha. Subir y bajar de ella resulta muy sencillo, pues su asiento bajo facilita la operación, lo que hace de la V310 una moto válida para pilotos de cualquier talla. También es muy ligera, lo que hace que sea muy fácil las maniobras en parado.

Prueba Zontes V-310Su posición de conducción es cómoda gracias al diseño del asiento, algo que no es fácil de conseguir en las custom debido a la colocación adelantada de las estriberas, que en el caso de la V-310 son regulables en tres posiciones. Piernas y brazos quedan suficientemente flexionados para ir cómodo, mientras que la espalda se mantiene en una posición erguida. Lo único que la penaliza es la posición baja de la instrumentación que obliga a forzar un poco la mirada para acceder a la información. Las piñas tienen numerosos botones, retroiluminados, de fácil manipulación excepto el de los intermitentes, que carece de botón de cancelación y tras señalizar cada maniobra resulta más fácil indicar el lado contrario que dejarlo en el centro. Nos confirmaron que esa botonera se ha sustituido en los futuros modelos.

Las manetas de freno y embrague son regulables, mientras que los espejos quedan a muy buena altura, ofrecen buena visualización y no vibran.

Motor: 312 cc y 35 CV

No hay nada nuevo en lo que se refiere al motor, se trata del monocilíndrico de 312 cc y 35 CV a 9.500 rpm de potencia que ya habíamos probado en otros modelos de la marca. Ya conocíamos por tanto sus virtudes, que son la suavidad en la entrega de la potencia, su facilidad de uso

y su capacidad de estirada. Es un motor que sorprende igualmente por sus pocas vibraciones, sobre todo en bajo y medio régimen, así como por su sonido, que parece de moto de mayor categoría.

Prueba Zontes V-310Es cierto que el mercado del A2 está tendiendo hacia modelos de 500 cc y 47 CV, apurando el límite legal para poder ser conducidos con este tipo de carnet, pero también estamos hablando de motos más pesadas por lo que la relación peso potencia está bastante igualada en este sentido.

En la presentación hemos tenido la ocasión de realizar una ruta de unos 160 km por los alrededores de la ciudad de Barcelona, alternando vías urbanas, autopista y carreteras de todo tipo. La V-310 se adapta a todos los terrenos, en el tráfico rodado de la Ciudad Condal, demuestra su capacidad a bajo y medio régimen, en donde apenas necesitamos hacer uso del cambio pues su motor es bastante elástico.

En carretera, más de lo mismo, se puede aprovechar su amplio rango de par en medios para rodar al ritmo tranquilo que se le suele exigir a este tipo de motos, y basta con apurar las marchas si se pretende incrementar el ritmo. El cambio, en este sentido, ayuda por su suave y preciso accionamiento, con un buen escalonamiento del mismo. El embrague antirrebote realiza de manera soberbia su trabajo y supone un plus de seguridad en las apuradas más bruscas.

En la autopista el motor va muy sobrado, con buenas recuperaciones y se le ve capaz de superar los límites legales con facilidad.

Suspensiones: horquilla invertida y doble amortiguador trasero

No podemos hablar de suavidad, en cambio, al referirnos a las suspensiones. Al menos, al comportamiento del tren trasero, en donde el equipo formado por los dos amortiguadores no responde al mismo nivel que el resto de componentes. Dos amortiguadores anclados directamente al basculante y con poco recorrido ya da una idea de lo que nos vamos a encontrar y, efectivamente, el pronóstico se cumple. La espalda sufre en las carreteras bacheadas y en los resaltos de las poblaciones, lo que obliga a ralentizar bastante el ritmo al adentarse en zonas con asfalto dañado.

Prueba Zontes V-310: suspensionesEl comportamiento de la horquilla es distinto, más suave y blando en cuanto a sus ajustes, transmitiendo bastante información  pero sin mostrar flaquezas incluso al exigirle bastante en los apoyos más fuertes en bajada.

Esa bipolaridad tiene sus efectos al afrontar una serie de curvas, de manera que te obliga a centrarte más en el tren trasero que en el delantero, pues la rueda anterior apoya bien, pero la trasera tiende a rebotar más de la cuenta.

Frenada ABS de Bosch

Esa confianza que tenemos en la rueda delantera se incrementa con el buen funcionamiento de los frenos, mejorados respecto de otros modelos de la marca y que ofrecen una buena potencia. No tienen un mordiente exagerado, pero se prestan a apretar con fuerza la maneta derecha en caso de frenada de “emergencia”.

Nuevamente, el funcionamiento en el tren posterior es más delicado, y es que el ABS salta con bastante facilidad, lo que provoca que las frenadas se alarguen al no poder exigir un poco más en los giros más cerrados. Reconozco que soy de los que “abusan” del freno trasero para ayudarme en los giros, pero también es cierto que no hace falta forzar demasiado la situación para notar la intromisión del sistema de ayuda.

Prueba Zontes V-310A pesar de todo, la V-310 permite llevar un ritmo alto en

trazados revirados, sorprendiendo además lo complicado que resulta rozar con las estriberas como ocurriría con otras motos custom. De hecho, sólo me ocurrió en una única ocasión aprovechando las posibilidades que ofrecía una curva contraperaltada.

La ligereza que ya habíamos comprobado en parado se convierte en un gran aliado a la hora de tumbar la moto, aunque sí que he notado que es menos ágil que otras monturas de la familia Zontes, seguramente por la anchura generosa de su rueda trasera. Ahora bien, esto es más apreciable en carretera, en ciudad, a la hora de zigzaguear entre los coches, la V-310 se desenvuelve con total fluidez.

Y ya que hablamos de ruedas, decir que este modelo va calzado con unos neumáticos CST que me han dado buenas sensaciones en general salvo en las inclinaciones más al límite, situación en la que es como si perdiera la adherencia sin avisar y que me supuso algún susto.

Valoración y opinión

Aunque el segmento custom de motos de pequeña y media cilindrada para el A2 no disfrute de su mejor momento en España, estamos ante un producto global y por eso en Zontes no parecen demasiado preocupados por ello, sino que están más centrados en generar ilusión en el mercado los asiáticos planteando una montura muy personal que destaca por una excelente relación calidad precio.

Prueba Zontes V-310: valoración y opiniónLa manida expresión de bueno, bonito y barato no es un eslogan publicitario, se trata de algo real y el resultado es una moto de 4.695 euros con un equipamiento de primera, con unas prestaciones más que suficientes para un uso divertido en carreteras de montaña y con unas capacidades urbanas más que notables.

Defectos tiene, faltaría más, pero para encontrarlos hay que rodar a un ritmo que no va a ser habitual en sus clientes potenciales. De hecho, el principal problema para Zontes no es tanto el comportamiento dinámico de su V-310, sino el que el la marca no es muy conocida todavía. Pero que no desfallezcan en la fábrica, si siguen lanzando productos a este precio y con esta calidad, muy pronto Zontes va a ser bien conocida por el gran público. Y, quién sabe, hasta igual logran volver a poner de moda el mundo custom desde esta perspectiva tan vanguardista. 

Equipo piloto