Fuimos el único medio de España convocado por CFMOTO a la puesta de largo internacional de un modelo que había causado sensación desde su aparición, primero en forma de impresionante prototipo denominado SR-C21, y recientemente como la moto definitiva denominada 450SR para su fabricación en serie. Además el viaje prometía la mejor combinación posible para mí: moto-circuito.

Y tenía cóctel añadido para hacerlo especial. Turquía, país con un fuerte toque de exotismo, y CFMOTO, una marca que no es nueva pero sí resulta todavía algo exótica en Europa a pesar de ser conocida para buena parte del público. Sus importantes acuerdos industriales con KTM han contribuido a ello y de hecho en buena parte de Europa la compañía austriaca se ha convertido en la importadora oficial desde enero de 2023. En España, también.

Está claro que CFMoto es una compañía joven (fundada en 1989) pero ya gigante, tal y como demuestra un volumen de negocio de 1,2 billones de dólares, pero quiere más en materia de marca, de nombre y esta 450SR es una buena prueba de ello. El simple hecho de haber organizado un macro evento con medios de todo el mundo refrenda aún más esa ambición de que toda la prensa internacional conozca su último producto que quiere establecer un nuevo estándar en la categoría.

¿La nueva referencia?

Es la moto que estás viendo en tu pantalla. Se trata una pequeña y auténtica deportiva con un carácter único debido a la presencia de unos apéndices aerodinámicos. Es algo meramente estético pero refuerza ese especial diseño que tiene mucho de italiano se mire por donde se mire. De hecho se ha proyectado en Centro de Estilo de CFMoto en Italia y sus líneas fluyen con armonía transmitiendo una deportividad muy lograda. Destaca la puesta en escena de su estilizada y sugerente iluminación LED, tanto delantera como trasera, siendo una de sus indiscutibles señas de identidad.

Pero los alerones no son lo único que le hace especial porque la presencia de una pinza Brembo de anclaje radial M40 también es un elemento diferencial. Hasta ahora la KTM 390 Duke exhibía lo mejor del segmento con una pinza radial Bybre, que es un elemento inferior.

Otra de las aportaciones esenciales es el nuevo motor de dos cilindros en paralelo del que en un primero momento se aunció que tendría 50 CV pero finalmente esa cifra es de 47 CV, más lógica al menos para Europa, aunque este modelo global no creo que vaya a reportarle muchas ventas a CFMoto en el viejo continente; seguramente América y Asia sean mercados más jugosos donde esta 450SR va a causar sensación y generar más unidades vendidas.

Volviendo al motor, aporta un cigüeñal calado a 270º en busca de un sonido tipo V2 y un eje de equilibrado para mantener las vibraciones bajo control. Es de fabricación propia y a pesar de su cubicaje medio es un proyecto interesante en el que CFMoto se ha volcado para situarlo entre los mejores de su especie. Los cilindros en aleación de magnesio y los pistones forjados son detalles que lo evidencian. Y además se le ha dotado de un embrague antirrebote de la marca FCC.

Otro de los detalles que destacan a la CFMoto 450 SR de su competencia es la instrumentación TFT, una pantalla curva de cinco pulgadas con conectividad y dotada de un avanzado sistema denominado T-Box, aunque es opcional. Tiene una animación muy trabajada y un nivel de información muy alto que se maneja desde la piña izquierda.

También es reseñable que la CFMoto 450 SR permita invertir el cambio de marchas con facilidad para los que desean tener una moto con más alma de cicuito todavía.

Y para terminar el repaso a las peculiaridades que le dan un carácter único hay que destacar el asiento situado a 795 mm que tiene muy buen aspecto y está fabricado en cuero sintético. Pero lo diferente que propone respecto a cualquier otra moto de la categoría es la posibilidad de optar por otras dos alturas si esta no se ajusta a nuestras necesidades: 785 y 815 mm.

Como puedes ver es una pequeña moto repleta de detalles de los que solo te he enumerado los que la diferencian claramente de la competencia pero tiene otros no menos importantes, como por ejemplo los intermitentes LED integrados en los retrovisores, el ABS de doble canal de Bosch o la horquilla dorada invertida KYB de 37 mm.

Lo que también me llamó la atención al observarla durante la presentación es la sensación de calidad que transmite y lo compacta que es. En lo referente a lo primero, todo parecía bien ajustado y con unos materiales de buena apariencia. Llama mucho la atención la presencia de la tija superior que parece ser de aluminio como los semimanillares, transmitiendo un ADN de carreras total. Y efectivamente es una moto muy recogida, con una distancia entre ejes de solo 1.370 mm que además parece monoplaza por el diseño pero que tiene puesto para otra persona.

En circuito bajo la lluvia

Así que cuando vi el circuito de Intanbul Park Intercity y la moto preparada para probarla, las ganas que tenía eran máximas aunque había una pega flotando en el ambiente: la lluvia. Y no iba a parar, así que nos pusimos el mono y esperamos nuestro turno para tratar de pasar un buen rato sin ser víctimas de la pista total empapada que parecía un espejo.

Me acoplé al puesto de conducción que te acoge con todos los honores, situándote de repente en un universo totalmente deportivo con una postura que te vence hacia los semimanillares pero sin ser radical. El motor al ralentí suena bastante discreto y las vibraciones están muy bajo control. Metí la primera que entró con suavidad y me dirigí a la pista por el pit lane. Conducir una moto que no conoces en un circuito igualmente desconocido y con la pista mojada era simplemente desafiante para todos los que estábamos allí. Sus neumáticos CST de corte deportivo iban a tener un día de trabajo cuanto menos difícil.

Eran tres tandas y la primera fue de toma de contacto total, yendo muy despacio e incluso así adelantando a algunos colegas que iban todavía más despacio por lo complicado que estaba el asfalto. La sensación de ligereza del conjunto es lo que más me llamó la atención, ya que es una moto muy sencilla de guiar por donde quieres. El peso anunciado es de 179 kg con todos los líquidos. No es una cifra baja pero el caso es que en marcha se siente ligera y eso habla muy bien de las geometrías de dirección elegidas, de las que no hay dato por cierto.

El motor colabora en todo momento con un funcionamiento alegre aunque no podía sacarle todo le jugo, ni mucho menos. De hecho se anuncia una velocidad máxima de 190 km/h pero no pude legar más que a 165 km/h en plena recta. Como decía, es un propulsor que sube de vueltas con facilidad y que emite un sonido bastante deportivo por ese escape perfectamente integrado en el diseño. Está claro que no suena a superbike pero dentro de su concepto se ha logrado una melodía que en la parte media, y sobre todo alta, del cuentarrevoluciones transmite una sonoridad que acompaña perfectamente su carácter sport.

Una de las cosas que más me llamó la atención es el rendimiento del freno delantero. Esa pinza Brembo M40 de anclaje radial es un elemento exquisito y lo demostró sobradamente porque las condiciones eran complejas. Es cierto que las frenadas no eran potentes porque no era cuestión de apurar al llegar a las curvas pero permitía una dosificación excelente de la fuerza de frenado. Y eso hizo que no entrase en acción el ABS ninguna vez, cosa rara tal y como estaba de mojado el asfalto.

El cambio de marchas me pareció que trabajaba con total precisión en todas las transiciones, con un escalonamiento que permite tanto aprovechar la aceleración en marchas cortas como para permitir una elasticicidad que brinde una alta velocidad punta. Buena nota sin duda porque el punto muerto entraba también con total limpieza en parado.

Vuelta tras vuelta y cada vez más calado, fui tomando conciencia del confort deportivo que propone esta CFMoto 450SR que te permite situarte en posición de piloto 100% pero no te castiga las muñecas. Aunque es una moto pequeña, incluso los periodistas más altos podían acoplarse bien en la recta a su estudiado puesto de conducción. Cierto es que la pantalla parabrisas es un poco pequeña pero está perfectamente encajada en el diseño y las dimensions generales de la moto.

Estas condiciones hacían muy difícil valorar el trabajo de las suspensiones pero sí puedo afirmar que la 450SR se encuentra muy bien asentada en todo momento, resultando tan aplomada como bien dispuesta a la hora de ejecutar los cambios de dirección con rapidez. De hecho al día siguiente pude conducirla por un tramo  de carretera y con el asfalto por fin seco, y puedo afirmar que las suspensiones trabajan con gran eficacia a la hora de mantener unas buenas sensaciones de conducción en términos de estabilidad y confort. Y destaca la horquilla que tenía que lidiar con la gran potencia de la pinza Brembo de anlaje radial pero no se veía abrumada en ningún momento.

Otro elemento que me gustaría destacar son los neumáticos CST, concretamente el modelo Adreno HS AS5. Primero me sorprendieron en mojado, con unas condiciones de agua total, en donde no me transmitieron más inquietud de la habitual en esta tesitura. Y al día soguiente en carretera también me resultaron un elemento que no desluce el conjunto ya que transmitían buena sensación de agarre y tracción.

Conclusión y valoración

En definitiva CFMoto no ha defraudado con esta mini superbike que nos hubiese gustado poder probar con una climatología más favorable porque la ocasión en Instanbul Park era única. Y digo que ha estado a la altura de lo esperado porque su depurada imagen deportiva transmite exactamente lo que es; una moto 100% deportiva tanto por su manejo como por el espíritu guerrero de su pequeño motor de dos cilindros paralelos. Es equilibrada en su planteamiento, está bien dotada de serie, tiene elementos diferenciales y lo mejor es que resulta eficaz y divertida, algo que especialmente pude comprobar en una pequeña ruta por carretera que pude hacer al día siguiente.

Desde luego llega a un segmento en el que las motos a batir son pocas pero de excelente calidad y reputación: Honda CBR500R, KTM RC 390, Kawasaki Ninja 400 y Yamaha YZF-R3. Frente a ellas aporta unos frenos superiores como uno de los detalles más reseñables y la posibilidad de invertir el cambio de forma rápida y sencilla. Y los alerones le dan un toque muy especial aunque en la práctica no sirvan para mucho en una moto de 47 CV. 

CFMoto 450SR 2023

Precio: 6995 € | Peso: 168 kg | Potencia: 47 cv | Motor: 449.5 cm³

Lo que no hemos podido saber todavía es el precio al que llegará a España y que debería estar en por debajo de los 7.000 euros para ser competitivo. Y eso va a marcar mucho su futuro comercial ya que se enfrenta a marcas con mucho más nombre y motos muy competentes en términos generales. Pero la CFMoto 450SR llega con argumentos de sobra para competir cara a cara con cualquiera de ellas.