Los scooters eléctricos se han hecho con las ciudades y ya se han convertido en un vehículo habitual por las calles del centro. No son tantas las motos eléctricas que solemos encontrarnos en nuestro día a día y por ello Kawasaki se ha puesto manos a la obra para ofrecer toda la esencia de la marca en una moto libre de humos: la Z e-1, la primera moto eléctrica de la marca junto a la Ninja e-1. Estéticamente nos recuerda mucho a toda la familia Z ya que no pierde ese estilo agresivo pero como imaginarás, es muy diferente a las otras naked de la marca japonesa.

La diferencia más destacada la encontramos lógicamente en su propulsor: un motor eléctrico compacto sin escobillas que ofrece una potencia nominal de 5 kilovatios, que son casi 7 CV, y una potencia máxima de 9 kW, lo que se traduciría en unos 12 CV. Podríamos decir que sería como una moto de combustión de 125 cc ya que es apta para carnet A1 y B. Eso sí, tiene una gran capacidad de aceleración y alcanza esas cifras en cuanto aceleras de forma casi inmediata, ya que en las motos eléctricas la entrega de par es constante.

prueba kawasakize1 estatica4

Conducción sencilla

La conducción y el manejo de la Z e-1 es muy sencillo especialmente para aquellos que no tienen experiencia con motos, ya que no dispone de embrague ni caja de cambios y funciona con tan solo encenderla y activar el acelerador. Dispone de dos modos de conducción para limitar las velocidades máximas: el modo Eco y el modo Road. En modo Eco la velocidad máxima se limita sobre los 60 km/hora mientras que en modo Road ronda los 80 km/hora. También dispone de una función E-boost que al activarla permite durante 15 segundos aumentar esas velocidades en 10 km/h más. Otro modo que puedes seleccionar es el modo Walk, que sirve para poder maniobrar en parado sin peligro ya que mueve la moto de forma lenta hacia adelante y también marcha atrás. 

Si hay algo importante en un vehículo eléctrico es su autonomía. En este caso, la Z-E1 tiene una autonomía máxima de 72 km. Cuenta con dos baterías de litio a las que se puede acceder fácilmente a través del falso depósito y que son extraíbles para que puedas cargarlas en casa con un enchufe doméstico. Hay que tener en cuenta que cada una de ellas pesa 11'5 kg por lo que si no dispones de enchufe en tu garaje y tienes que subirlas a casa te supondrá un poco de esfuerzo transportarlas a la vez. Cada una de ellas se carga al 100% en un tiempo total de 3'7horas y en caso de una carga parcial, como por ejemplo del 20 al 85%, puedes hacerlo en algo más de hora y media. 

prueba kawasakize1 detalle batería

Pero, ¿cuánto cuesta realmente moverse con ella? Pues teniendo en cuenta que su consumo declarado es de 49 vatios el kilómetro, estaríamos hablado de 0'049 kilovatios. Según la hora del día el precio del kilovatio varía, pero si tomamos como referencia un precio medio como puede ser 0'20€ el kilovatio, podríamos recorrer 50 km con 2'45 kilovatios, lo que tendría un coste de 0'49 euros (aprox)

En cuanto a ergonomía, la Z e-1 es muy cómoda y muy accesible para usuarios de cualquier talla. Su peso en orden de marcha es de tan solo 135 kg y la altura de su asiento se encuentra a 785 mm del suelo, por lo que con mi 1'65m llego sin problema al suelo con ambos pies. Además, su chasis se ha inspirado en el de la Z400 para garantizar una estabilidad total.

En las supensiones encontramos horquilla convencional y monoamortiguador trasero con sistema de bieletas y regulable en precarga, y sus frenos son de disco en ambas ruedas e incluye ABS

prueba kawasakize1 detalle freno

En la instrumentación cuenta con una pantalla TFT a color de 4'3 pulgadas con conectividad. En ella muestra el nivel de carga de las baterías, el modo seleccionado, la velocidad o la autonomía que nos queda.

En marcha

Lo primero que notas al subirte a ella es lo accesible que es en cuanto a tamaño ya que es ideal para usuarios no muy altos o con poca experiencia, aunque contando con la función Walk en realidad tampoco será necesario maniobrar mucho con ella en parado. Este modo se activa pulsando un botón que lleva el nombre de “Walk” y ciertamente limita la respuesta y la velocidad para poder maniobrar hacia delante sin tirones en caso de querer avanzar y, en caso de querer ir marcha atrás, deberás girar el acelerador hacia el lado contrario del habitual. Los botones están dispuestos de forma muy intuitiva y correcta sobre los mandos, siendo muy sencillo activar cualquiera de ellos. Para encender la moto, deberás dejar pulsado durante unos segundos el botón de encendido hasta que en la pantalla veas que la “N” pasa a ser una “D”.

La aceleración es muy destacable en esta moto ya que es muy inmediata, además no cuenta con embrague ni caja de cambios por lo que solo tienes que girar el acelerador para comenzar a moverte. En caso de llevar el modo Eco, que es el necesario para poder aprovechar el máximo su autonomía, notarás que en cuanto llegas alrededor de los 60 km/h se mantiene en esa velocidad y no permite superarla. En trayectos de ciudad este modo no supone ningún problema ya que son las velocidades legales que debemos llevar en estas vías céntricas, pero lo cierto es que si sales a una vía interurbana notarás rápidamente que no es una velocidad adecuada y que deberás cambiar al modo Road que sí supera los 80 km/h. En este modo verás que tu autonomía comienza a descender bastante por lo que deberás tener controlado muy bien tu punto de destino o en caso negativo, buscar una vía alternativa que te permita desplazarte en modo Eco y así no gastar más batería de la necesaria. En ambos modos podrás activar la función E-boost que permite durante unos segundos aumentar la velocidad máxima del modo en 10km/h más y así poder hacer algún adelantamiento o incorporarte a otra vía, y lo cierto es que hay ocasiones en las las condiciones del tráfico “te piden” el uso de esta función. La frenada (que es regenerativa) también es muy eficaz, contando con ambos frenos en la maneta y pie derecho tal como hacen las motos de combustión (al no contar con embrague, el puño izquierdo no cuenta con maneta alguna). También hacen su trabajo correctamente las suspensiones, que absorben los baches típicos de la ciudad de forma correcta.

prueba kawasakize1 estatica5

La posición en la Z e-1 es muy cómoda y bastante erguida, algo lógico ya que es una moto ideada para la ciudad y en esas circunstancias debes ver con claridad toda la vía para poder anticiparte a algún frenazo de emergencia. Además, también me gustaron mucho sus retrovisores ya que son bastante anchos y también permiten una perfecta visibilidad de lo que ocurre a tus espaldas.

Las dimensiones de la moto unido a esta cómoda posición hacen que te puedas mover entre coches y por las vías de la ciudad con una gran soltura, así como su capacidad para girar te permite callejear por las estrechas calles céntricas sin ningún problema.

La clave de la Z e-1 está en conocer tus trayectos y las distancias así como lo harías con una moto de combustión con la que viajas y sabes que debes parar a repostar cada X tiempo o kilómetros. Lo más probable es que quieras esta moto para poder desplazarte en un vehículo libre de humos con el que te puedas escapar de los atascos y llegar de forma rápida a tu destino, que puede ser tu lugar de trabajo o a una zona comercial. Por ello, es bastante fácil conocer los kilómetros que harás en estos desplazamientos y no tener que preocuparte por la autonomía, que no es una cifra alta en general pero sí suficiente para estos cometidos.

prueba kawasakize1 dinamica4

El estado de carga de las baterías y la autonomía restante se ven de manera muy clara en su pantalla, así que si en algún momento crees que te queda una autonomía inferior a la que necesitas, lo ideal es que tengas controlados los puntos de recarga que hay por la ciudad, por ejemplo en los centros comerciales. Como dispone de un hueco en el lugar del falso depósito, siempre podrás llevar los cables de carga de forma cómoda y así evitar algún contratiempo. En caso de no necesitar llevarlos, dispondrás de un práctico hueco con espacio para llevar la cartera y algunos objetos más que necesites transportar.

Conclusión

Con la Z e-1 Kawasaki se suma a las marcas que ofrecen motos libres de humos destinadas a la movilidad urbana. Es una moto con una muy buena apariencia, un diseño muy atractivo y sobre todo muy manejable y ágil. Lo cierto es que en ciudad con el modo Eco tienes suficiente siempre y cuando calcules bien tus trayectos y los kilómetros que vas a recorrer.

prueba kawasakize1 estatica6

Su autonomía de poco más de 70 kilómetros obliga a ello ya que es algo escasa, por lo que controlar tus recorridos será esencial para que disfrutes de ella. Es cierto que su precio de 8.450 euros es algo elevado para una moto cuyas prestaciones se reducen básicamente a la ciudad pero también hay que saber que a este precio habría que restarle las ayudas como el plan MOVES.

Si tienes claro que quieres una moto eléctrica, especialmente con ADN Z de Kawasaki, tus trayectos son cortos y haces pocos kilómetros, la Z e-1 puede ser tu próxima moto.

Fotos Z e-1 2024

Kawasaki Z e-1 2024

Precio: 8450 € | Peso: 135 kg | Potencia: 12 cv | Motor: Eléctrica