BMW nos ha invitado a su centro de pruebas y de formación en Alemania, el BMW Motorrad Enduro Park, un recinto del que te contamos todos los detalles en este artículo. Hemos aprovechado la ocasión para poner a prueba la nueva F 900 GS, la trail más off-road del catálogo germano que estrenamos en Marruecos el pasado mes de febrero. En aquella ocasión, disfrutamos de las pistas y caminos del país vecino, como pudisteis ver en la prueba que publicamos. En esta ocasión, el ambiente no tiene nada que ver con aquél, pues el área que BMW tiene reservada en su país está más enfocado al enduro, con caminos, sendas entre árboles y hasta trialeras. Sin duda, el lugar idóneo para comprobar de primera mano si realmente la F 900 GS es tan campera como parece.

BMW F 900 GS 2024

Precio: 13950 € | Peso: 219 kg | Potencia: 105 cv | Motor: 895 cm³

Calentando el ambiente

El día ha comenzado con mucho frío y con la amenaza de la lluvia. Aún así, he decidido no abrigarme demasiado porque sé que voy a entrar en calor en breve. Y eso que los primeros instantes han sido muy relajados, para ir conociendo la moto y realizar algunos movimientos con los que calentar los músculos. Eso sí, nos sirve tan bien para apreciar la facilidad de la moto para realizar giros muy cerrados y para comprobar las virtudes de su aprovechable motor a pocas revoluciones.

Nos recomiendan utilizar el modo Enduro, que desconecta el ABS trasero y mantiene cierta intromisión del ABS delantero y del control de tracción, aunque estas la unidad que estamos utilizando cuenta también con el modo opcional Enduro Pro que desconecta cualquier ayuda electrónica.

Con este modo comienzo a rodar por los caminos que comunican las distintas áreas de entrenamiento del BMW Motorrad Enduro Park, en donde encontramos distinto tipo de terreno. En las zonas más embarradas y con raíces, agradezco las ayudas electrónicas pues no son zonas muy empinadas y los distintos controles permiten equivocarse con el mando del gas o a la hora de frenar sobre barro.

Ahora bien, al trialear en una zona pedregosa, a punto estuve de liarla porque el control de tracción me frenó la inercia aún con una intromisión mínima, lo que me obligó a emplearme a fondo a la hora de afrontar algunos escalones. Creo que en zonas complicadas es "obligatorio" a desconectar cualquier tipo de ayuda y dejar que sea la sensibilidad de tu mano la que gestione la potencia que llega desde su motor.

Mejor con el modo Enduro Pro

A partir de ese momento, estuve el resto del día con el modo Enduro Pro, incluso cuando comenzó a nevar y el terreno se volvió mucho más delicado. Aprovechamos ese momento para adentrarnos en una zona de bosque, con un barro que parecía jabón, y que resultó muy exigente para todos. Hubo alguna caída porque detener la moto en esas condiciones no es sencillo, además de contar con unos Metzeler Karoo 4 con buen agarre pero sin llegar a ser unos neumáticos de enduro.

Precisamente en este terreno tan complicado, teniendo que zigzaguear entre árboles, es donde más me ha sorprendido el funcionamiento de la F 900 GS. Es una moto mucho más campera de lo que había sentido en Marruecos. En pistas, todas las motos trail se mueven más o menos fácilmente, pero en estos caminos la cosa cambia. Es una moto muy ágil, estable y con un motor muy fácil de dosificar, que son las características que se le deben pedir a una moto de este perfil.

Tengo muy reciente la última prueba de la Ténéré 700 Extreme, la más campera dentro de la familia de la marca japonesa y que es la referencia entre las trail medias con orientación off-road. Y tengo que decir que la F 900 GS se encuentra a ese nivel de exigencia off-road. Al menos la versión con las suspensiones “pata negra” de Showa. El comportamiento de la horquilla, en mi opinión, está por encima del amortiguador trasero, pues en alguna frenada o en zonas pedregosas de subida a veces notas que la rueda trasera rebota un poco. Aunque también es cierto que no tuvimos tiempo de jugar con los reglajes. La horquilla, por su parte, absorbe bien a la caída de los saltos, y eso que la moto no es ligera, y, sobre todo, traza muy bien el terreno sin mostrar signos de fatiga.

El motor, con muchísimo par abajo, permite afrontar las zonas más trialeras ayudándote con un dedo en la maneta del embrague para mantener vivo el propulsor a la hora de superar los escalones. Es un propulsor muy fácil de conducir y de modular su entrega mediante el acelerador.

Pudimos comprobar también su respuesta a mayor régimen de giro cuando salimos fuera de las instalaciones de BMW para adentrarnos en carreteras de tercer orden y en pistas y caminos más anchos pero igualmente embarrados. Comprobamos su capacidad para rodar a un ritmo alto con una gran sensación de seguridad, pues la conclusión definitiva es que es una moto ágil pero con mucho aplomo cuando se circula a gran velocidad.

Conclusión y valoración

En el segmento de las trail medias con rueda delantera de 21” tenemos dos variantes. Por un lado la Ténéré 700 con sus distintas versiones y la Aprilia Tuareg 660, que son las de menor potencia y en principio con una orientación más off-road, y después tenemos las más sofisticadas y más dotadas en electrónica, como la Ducati DesertX, la Honda Africa Twin, la KTM 890 Adventure R, la Husqvarna Norden 901, la Suzuki V-Strom 1050DE o la Triumph Tiger 900 Rally Pro. La F 900 GS se cuela en el punto medio ya que ofrece el mismo nivel tecnológico que las segundas con un comportamiento en campo similar al de las primeras.

Lógicamente, tomar lo mejor de ambos mundos implica contar con un precio elevado y una pérdida de confort respecto de sus competidoras de mayor envergadura.

No he podido probar bien la F 900 GS en su orientación viajera y turística, por asfalto, que es el último de los terrenos en donde quiero hacerlo para tener una idea más acertada esta nueva trail que, sin duda, nada tiene que ver con la anterior F 850 GS.