MV Agusta es una marca que pone el acento en la deportidad y el diseño como ninguna otra, y la Brutale RR es una muestra perfecta de ello. Impresiona a primera vista por su tremenda fuerza estética pero quizás es más impresionante lo que esconde su motor, desarrollado al máximo para ofrecer una potencia de nada menos que 140 CV con sus 798 cc. Es toda una declaración de intenciones que acompaña como es debido, con una parte ciclo y una electrónica de muy buen nivel para poder exprimir a fondo el gran potencial deportivo de esta máquina. 

Es importante destacar que hay otra versión disponible denominada "R" cuya diferencia principal se encuentra en el motor, mucho menos potente, con 112 CV, y que además es limitable para el carnet A2 y también más económica que nuestra protagonista. Comparten todo lo demás en cuanto a parte ciclo y electrónica por lo que la diferencia principal se encuentra en el propulsor.

Estamos hablando de que la Brutale RR cuenta con una mecánica más apretada con una relación de compresión que pasa de 12:3 a 13:3, así como de una preparación que se hace de forma invidualizada y cuyo operario pone la firma en la tapa identificando a la persona que se ha encargado de la puesta a punto de este motor tan especial.

Esto hace que estemos ante la naked media más extrema del mercado. Todo en ella está pensando para disfrutar de una conducción trepidante gracias a un conjunto ligero de 175 kg en seco y a un conjunto que destaca por su diabólica precisión a la hora de trazar. Transmite una solidez fuera de lo común, pareciendo que vamos sobre un raíl pero además resulta todo lo ágil que necesitas para ir rápido. 

La postura de conducción es muy deportiva para estar en perfecta sincronía con el talante de la moto, ya que las piernas van flexionadas y retrasadas, haciendo recaer el peso sobre el manillar para afianzar más todavía la rueda delantera y adaptarse ergonómicamente a lo deprisa que pasa todo. Y para contribuir todavía más a ello, la Brutale RR dispone de un amortiguador de dirección regulable. El asiento es alto como si fuese una "RR", por eso le encaja a la perfección el nombre, con una altura de 830 mm.

La calidad de acabados es muy destacable, evidenciando el carácter artesanal y refinado de las motos de Shirianna, en Varese. Detalles como el asiento que parece flotante, la triple salida de escape, el basculante monobrazo o toda la parte de las tomas de aire delanteras, ponen de manifiesto la gran personalidad de esta Brutale RR que también tiene un faro frontal muy llamativo con luz de día. 

Pero lo mejor es verla en acción y disfrutar de un sonido deportivo a más no poder, suena a competición y estimula así de forma constante tus instintos más gamberros a los mandos. De hecho es una moto que requiere unas manos con cierta experiencia en motos de corte sport porque su radical concepto necesita habilidad para mostrar todo su potencial. Os dejamos con la prueba completa en nuestro canal.