KTM fabrica motos de competición muy específicas, y aunque su gama es tradicionalmente off-road, la propuesta de asfalto es competitiva hasta decir basta, con un chasis, motor y componentes a la altura de cualquier japonesa.

Desde el año pasado la RC8 R ha pasado a ser la única representante en la categoría Superbike unificando las dos versiones que existían hasta el momento (básica y versión “R”), consiguiendo además afinar el motor y bajar el precio.

En positivo

  • Chasis
  • Motor
  • Frenos

En negativo

  • Altura asiento
  • Sin control de tracción
  • Dificultad punto muerto

El principal problema que se nos plantea a la hora de probar un “avión” como el que nos ocupa es elegir el “dónde”. En breve nos meteremos en su comportamiento para diario, pero está claro que si queremos exprimir todas las cualidades de la RC8, los posibles escenarios se limitan, y mucho. En su última evolución el motor pasa a ser 5 CV más potente, aunque una nueva gestión de la centralita ayuda a proporcionar suavidad desde abajo. Contamos con un bicilíndrico enprueba-ktm-rc8-r-accion-lateralV de 170 CV lo cual podría ser un handicap en cuanto a la dulzura en la entrega de par a bajas revoluciones pero lo cierto es que se muestra suave y elástico. Obtenemos una respuesta agradable circulando a bajo y medio régimen, y aquí reside parte de su belleza… pero claro, tú no quieres esta moto para eso: el lugar de la RC8 está en circuito, y es allí donde podremos sacar partido al conjunto entero.

Desde el momento en que me subo a la KTM me doy cuenta de que ofrece bastantes opciones a la hora de buscar mi propia comodidad y estilo de conducción: podemos regular los semimanillares en altura y grado de apertura; también el asiento y los estribos en altura, y las palancas de cambio y freno trasero. Jugando con todo esto disfrutaremos de una ergonomía radical de circuito, o por el contrario, más adaptada al uso diario pero siempre desde un puesto relativamente cómodo. Tal vez el asiento resulte un poco alto, incluso para una moto de estas características. En determinada posición de regulación de los semimanillares los nudillos tocarán con los retrovisores a la hora de girar a tope la dirección, principalmente en momentos en que prueba-ktm-rc8-r-accion-lateral2movemos la moto en parado, pero está claro que la geometría de la RC8 no está pensada para callejear… Una vez con el motor en marcha podemos navegar por las diferentes pantallas del panel de instrumentos digital, bien desde los pulsadores situados en el mismo panel o bien desde los pulsadores de la piña izquierda, los cuáles permiten su uso como cronómetro para circuito, entre otras cosas. Aunque no disponemos de ayudas electrónicas como el ABS o control de tracción, podemos seleccionar dos modos de entrega de potencia del motor: carretera o circuito. Por cierto, su equipo de frenos Brembo es toda una garantía por su buen rendimiento, pleno de tacto y potencia.
Datos técnicos, precio y galería KTM RC8 R >
A la hora de exigir prestaciones en busca de los límites va aumentando la adrenalina a la par que las vibraciones transmitidas por el propulsor bicilíndrico, hasta el corte de encendido allá por las 10.000 rpm, y es aquí donde aparece la Bestia. El empuje desde medio régimen hasta arriba del cuentarrevoluciones es ejemplar, digno de un motor “con un par” de cilindros. El aumento en 2 kg de peso debido a las llantas no se nota, y sin embargo el chasis se muestra ágil y noble a la prueba-ktm-rc8-r-detalle-chasishora de afrontar curvas. El cambio ha mejorado pero sigue sin ser preciso del todo; en un par de ocasiones la marcha “se escapó”, y la labor de meter punto muerto en el típico semáforo se puede hacer demasiado larga. En conducción deportiva echo de menos el embrague “antirrebote”, pero a favor de la RC8 hay que decir que un sistema gestiona la inyección a la hora de reducir marchas con objeto de suavizar la retención del motor. En lo que a parte ciclo se refiere, nos encontramos de nuevo con múltiples posibilidades de reglajes, desde la regulación total en ambas suspensiones hasta el amortiguador de dirección también regulable, lo cuál supone un gran abanico de posibilidades para diferentes tipos de conducción y peso sobre la moto. Y lo cierto es que el rendimiento de la suspensión es agradable y efectivo

Con esta belleza KTM ofrece a un precio menor que el de cualquiera de las dos opciones anteriores una Superbike más potente, mejor gestionada, y más enfocada para uso en solitario… ¿O no te habías dado cuenta de que no cuenta ni con reposapiés para el acompañante?