1272



Llevar pasajero es algo muy habitual y puede ser hasta divertido cuando hay comunión total entre piloto y pasajero. De lo contrario puede resultar una mala experiencia porque entran en juego una serie de importantes detalles que si no se respetan pueden incomodar tanto al conductor como al acompañante, arruinando lo que podría haber sido un buen día de moto.

Hay muchas variables que influyen en el comportamiento de una moto y llevar pasajero es una de las que más condiciona debido al peso extra que modifica el reparto de las masas y por supuesto el equilibrio de la moto.

Esto exige adaptar nuestra conducción que por encima de todo debe ser capazconduccion_con_pasajero de inspirar la confianza necesaria para que nuestro acompañante disfrute del trayecto y no suponga un incordio debido a que no se sienta a gusto con nuestro pilojate.

Pero el copiloto también tiene un compromiso con el conductor: portarse bien y pasar totalmente desapercibido, ser un peso neutro. Sólo así el piloto no percibirá movimientos extraños y podrá concentrarse en una conducción relajada, suave y por lo tanto segura. Vamos a detallar cuáles serían las prácticas ideales para que al final del trayecto o viaje nuestro acompañante siga teniéndonos aprecio.

La moto: suavidad y adaptación

Es crucial que adaptemos la moto en la medida de lo posible al nuevo reparto de pesos ya que el pasajero puede descompensar su equilibrio natural. Es conveniente ajustar la precarga de la suspensión trasera para que la moto conserve su aplomo y no muestre reacciones anormales. Y si nuestra moto nos da la posibilidad de regular la delantera, tampoco estaría de más aumentar la precarga para adaptarla a la mayor fuerza de frenada que vamos a aplicar para conseguir la retención deseada.
reportaje_conducir_con_pasajeroPorque una de las variables más sensibles con dos ocupantes es la frenada. Con dos ocupantes debemos anticiparnos a la hora de reducir la velocidad ya que la moto necesita más distancia para frenar a tiempo debido a la mayor inercia derivada del aumento de peso en la rueda trasera que provoca un aligeramiento de la delantera y una menor eficacia del freno. La ventaja es que al cargar más peso detrás, tenemos más tracción y el uso del freno trasero ayuda bastante más en la retención que cuando vamos solos. De hecho es bueno hacer uso de él en primer lugar para asentar la moto, evitando así el desplazamiento del "paquete" hacia adelante al frenar primero con el delantero, como hacemos habitualmente

al ir solos.

De todos modos la influencia del copiloto varía enormemente según el tipo de moto. Por ejemplo se nota menos en las motos turísticas al ser voluminosas y pesada. Además están perfectamente preparadas con un amplio asiento, grandes asideras e incluso respaldo, conformando un puesto de conducción que suele integrar muy bien al copiloto en la moto, protegiéndolo del viento e infundiéndole mucha seguridad. Desde luego lo primordial es que la moto cuente con las estriberas bien posicionadas, un asiento amplio para no estorbar al piloto y unas buenas asideras para poder sujetarse en retenciones fuertes.

Elementos como el respaldo hacen la vida mucho más llevadera para nuestro acompañante pero en caso de emergencia, tendrá más complicado intentar abandonar la moto mientras ésta pierde la verticalidad.

La posición: como un saco de patatasriding_twith_passenger

Así es como debe resultar una vez que se sube a la moto, como un saco de patatas pegado al asiento. El pasajero debe ser un objeto pasivo integrado al máximo con nuestra posición y acompañando siempre nuestros movimientos, porque de lo contrario puede incidir negativamente en la conducción al moverse. Por ejemplo nunca debe intentar bajar los pies cuando paremos pero lo más importante es que no intente ayudarnos a trazar las curvas y por supuesto tampoco a contrarrestar la inclinación de la moto para sentirse más seguro. Debe estar relajado y dejar que el piloto controle la moto por sí mismo en todo momento; pasar lo más inadvertido posible pero a veces esto es complicado si pesa bastante y tiene una notable envergadura. Esto fuerza un cambio de pilotaje al haber cambiado las inercias y el peso que condicionan tanto la frenada como el comportamiento.  Como ya hemos dicho, todo tiene que se más suave para poder anticipar todas las maniobras.

En las motos deportivas el espacio para el pasajero es muy limitado, casi testimonial y aunque están homologadas para dos personas, no creemos que sea una buena idea ir montado en la parte trasera. Por no hablar de esas otras motos que no tienen asideras y estás han sido sustituidas por una cinta en el asiento, un recurso de nula utilidad que te obliga a confiar mucho en el piloto y a éste a practicar una conducción sumamente suave porque la única sujeción posible es a su propio cuerpo y esto es un gran inconveniente.

Por ejemplo en las motos "RR", la única manera de posicionarse es inclinándose sobre la espalda del piloto y con las

manos sobre el depósito de combustible. Incluso hay unos accesorios específicos que disponen unas agarraderas en el depósito para hacer la sujeción todavía más efectiva al compactar al máximo el conjunto piloto-acompañante.

rinding_with_passenger_2Equipamiento: como el piloto

No sólo debemos infundir sensación de seguridad con nuestra conducción en todo momento sino que el equipamiento del acompañante tiene que ser mínimamente seguro, como el nuestro. Pero a veces esto se descuida porque la compañía es ocasional.

En primer lugar es necesario un casco - si puede ser integral, mejor- que se adapte bien a su cabeza porque a veces se presta cualquier cosa ya que el trayecto va a ser corto y esto es un error porque nunca sabemos cuándo podemos sufrir un percance. Realmente lo ideal sería tener un equipo de repuesto para dejárselo a nuestro eventual copiloto pero es complicado que éste se adapte siempre a la talla del acompañante.

Para los que viajan a menudo juntos no hay duda pues deben ambos deben llevar un buen equipamiento para viajar en moto, y si este incluye cascos con intercomunicadores todo será más llevadero y seguro.

Comunicación: pocas palabras

Es algo que también exige otra actitud frente a la conducción individual, cuando tan sólo tenemos que prestar atención al resto de vehículos y la carretera. Es normal que hablemos o comentemos y esto inevitablemente disminuye la atención del piloto. Para minimizar esto, no está de más tener algo así como un código de comunicación para saber rápidamente lo que nuestro compañero quiere transmitirnos.

Que vayamos más despacio, que paremos en la siguiente gasolinera o cualquier cosa que necesite debe ser transmitida para no dar rienda suelta a la inquietud que es muy mala compañera en moto. Por es antes de iniciar el viaje, no está de más acordar un código de señales que hagan fluida la comunicación sin apenas interferir en la atención del piloto sobre todo lo que sucede en la carretera.

Niño de pasajero: la ley dice...

riding_with_passenger3También podemos llevar "de paquete" a niños y huelga decir la gran responsabilidad que supone. Además existen unas normas muy estrictas que cumplir para proteger a lo más pequeños. Aparte del equipamiento adecuado, la ley fija como norma que todos los niños apartir de 12 años pueden montar en una moto como pasajeros. Y también pueden hacerlo a partir de 7 años pero el conductor debe ser su padre, madre, tutor o bien otra persona mediante previa autorización de cualquiera de los tres. Debe ir sentado a horcajadas como cualquier adulto y con las piernas fijadas en las estriberas. En caso de no alcanzarlas, el niño no debería ir en la moto hasta que no crezca por el peligro que supone no ir bien posicionado.