> Asegura tu moto con nosotros al mejor precio ¡Compruébalo!

La situación económica está haciendo que constantemente se oferten bienes por toda España en subastas públicas realizadas por las diferentes administraciones; lamentablemente, porque detrás de las subastas suele haber historias de deudas, fracasos y quiebras financieras. En cualquier caso con ellas generalmente se pretenden recuperar las deudas adquiridas por empresas o particulares y que están pendientes de cobro, por lo que sus bienes quedan embargados. Entre ellos puede haber inmuebles, vehículos, obras de arte, muebles, herramienta... Cualquier cosa que conste como propiedad del deudor será susceptible de ofrecerse en pública subasta.

Hay muchos organismos que se encargan de realizar subastas públicas de vehículos. Los principales son los Juzgados, la Seguridad Social y Hacienda (Agencia Tributaria). Hay otros como los ayuntamientos, diputaciones, aduanas, notarías, ministerios, Guardia Civil, etcétera. Cada uno tiene unas condiciones particulares que es muy importante conocer antes de participar en sus subastas de coches o motos. En el caso de vehículos embargados dentro de la actuación del Plan Nacional sobre Drogas también se especifican requisitos que afectan al perfil del asistente.

Es muy importante conocer lo mejor posible el estado del vehículo y las condiciones particulares de la subasta antes de empezar a pujar

Lo que nos toca a nosotros son las motos, pero también en parte otros vehículos que en general nos interesan como coches, furgonetas, quads, todo-terrenos o incluso remolques o embarcaciones... hay de todo en las subastas y en estos casos todo irá englobado en la categoría “Vehículos”, sin especificar muchas veces el tipo de vehículo en el enunciado. Por eso vamos a hablar del caso general, sin importar tanto el número de ruedas como otros aspectos, ya que la norma es aplicable igualmente para un ciclomotor como para un camión articulado.

subastas-motos

¿Porqué son interesantes las subastas?

El dinero que se consigue por estos bienes sirve para amortizar deuda pero no tiene porqué corresponder con el valor de mercado, ya que una vez alcanzado el precio de salida (cuando lo hay) -que debe ser inferior a su valor comercial- la puja más alta se lleva el gato al agua. Esto quiere decir que las subastas de bienes embargados son una buena manera de encontrar auténticos “chollos”, y si se hacen bien las cosas se pueden lograr muy buenos negocios.

Riesgos de las subastas

Hay que tener en cuenta que los productos ofrecidos en las subastas no han sido puestos en venta voluntariamente por sus propietarios, sino que estos se han visto forzados a desprenderse de ellos a favor de una administración pública o, en el caso de las subastas por deudas a entidades financieras, a una institución privada y el estado de conservación, funcionamiento e incluso documentación no tienen porqué estar en orden, ni siquiera acreditados. Es por tanto muy importante conocer de primera mano cómo se encuentra algo que nos pueda interesar antes de decidirnos a realizar una oferta.

-    Los vehículos a subasta se encuentran depositados en aparcamientos privados o de alguna administración y están a disposición pública para ser inspeccionados previa cita o en los horarios indicados en la documentación de la subasta durante los días anteriores a su celebración. Es vital realizar una visita para estudiar a fondo el estado de lo que queremos adquirir y hacernos una idea exacta de su valor. Puede haber muchas sorpresas. En ocasiones el coste del aparcamiento debe ser abonado por el ganador de la subasta.
-    Es posible que un bien tenga cargas pendientes y que estas vayan a cuenta del nuevo propietario, por lo que habrá que conocer si la moto, el coche o lo que sea está libre de cargas o no. Esta información está recogida en el expediente de enajenación o subasta y hay que conocerla antes de nada porque no tiene nada que ver que sobre una moto haya una carga por ejemplo de 6.000 euros a que no la haya. No obstante en el valor de tasación del objeto a subastar se tienen ya en cuenta las cargas; teóricamente, porque pese a la intervención de un perito toda valoración de un bien es subjetiva.  subastas-coches-01
-    La documentación del vehículo puede estar o no, lo mismo que las llaves. No siempre las administraciones ofrecen toda la información sobre el estado de la documentación, o incluso puede que al cotejarla con tráfico aparezcan sorpresas…
-    Algunos vehículos no pueden ser arrancados, están incompletos, accidentados o incluso desmontados (en el caso de las incautaciones por tráfico de drogas es bastante frecuente). En estos casos el precio tiene que ser más bajo todavía, ya que sin una prueba fehaciente de su estado real cabe la posibilidad de adquirir “un muerto”.
-    Las pujas son firmes y antes de comenzar la subasta hay que hacer un depósito que suele ser un 20 o un 30% del valor de tasación. Si el ganador de la subasta se retractase perdería su depósito y además podría verse obligado a pagar las costas y los daños y perjuicios generados.

Tipos de subastas

Las enajenaciones pueden ser por puja pública (subasta propiamente dicha), mediante sobre cerrado con una oferta (adjudicación directa) o mixta, es decir, subastas en las que se admiten ofertas mediante sobre cerrado con las mismas condiciones de participación que las pujas en el acto.

 En la adjudicación directa no se celebra un acto de subasta con asistencia de público y ofertas de viva voz, sino que consiste en abrir un período de tiempo para ir presentando los sobres cerrados con las ofertas. Habitualmente estos procedimientos por adjudicación directa se convocan en las Delegaciones de Hacienda, Ayuntamientos y Diputaciones Provinciales. En cada caso varía el procedimiento, por lo que una vez más insistimos en la importancia de documentarse a fondo y no sólo sobre el estado del vehículo subastado en todos sus aspectos, sino también sobre el proceso de la propia subasta. En Hacienda se abre un período para ir presentando sobres y durante este tiempo los sobres son abiertos cada mes. Si hay alguna oferta satisfactoria se adjudica el bien y si no la hay se siguen admitiendo sobres hasta un período máximo de 6 meses al final del cual se decide la adjudicación. En los Ayuntamientos y Diputaciones sin embrago (con perdón…) se pone una fecha límite para la presentación de ofertas. Cuando acaba el plazo se abren los sobres públicamente, adjudicando el bien a la oferta más alta.

Webs de interés subastas de vehículos:

Subastatotal.com: excelente portal dedicado a las subastas con mucha información importante para el interesado y un útil buscador de subastas en toda España:

Buscador de subastas AEAT