Cuando una moto o scooter está preparado para llevar pasajero podemos confiar en que los frenos, las suspensiones e incluso el motor serán capaces de soportar los esfuerzos extra que el peso del popularmente denominado “paquete” van a suponer. Pero eso sí, su influencia se va a notar inmediatamente en el comportamiento, en todos los sentidos posibles. Vamos a recordar cómo afecta en la práctica y qué tenemos que hacer para disfrutar a dúo de las dos ruedas con la misma seguridad que si fuéramos solos.

¿Cómo conducir con pasajero?
Ante todo debes hacer las cosas con suavidad pensando en el pasajero, pero también y quizá más importante porque la influencia del peso extra y desplazado hacia la parte trasera cambiara el centro de gravedad del conjunto y las reacciones afectarán especialmente a los frenos y la dirección. Aumentará sensiblemente la distancia necesaria para detener la moto o el scooter y el peso extra sobre la rueda trasera “levantará” la dirección, por lo que tenderá a alargar las curvas, especialmente las cerradas.

Si vas a conducir con frecuencia con pasajero revisa la regulación de las suspensiones y la presión de los neumáticos. Los amortiguadores traseros suelen incorporar una regulación de precarga en el muelle que es muy útil para reforzar la suspensión de cara a la conducción a dúo. Colócala en la posición más dura (muelle más comprimido) según indica el libro de instrucciones o acude a un taller para que lo hagan; es una operación muy sencilla, se tarda más en pensarlo que en hacerlo.

Haz pasar un rato agradable a tu pasajero y tendrás un amigo/a siempre dispuesto a montar contigo
Para los neumáticos se indica una presión recomendada para un sólo ocupante o para conductor y pasajero (en ocasiones se indica en kilos totales). Ponle la medida recomendada en un manómetro en el que confíes (evita los que en algunas gasolineras tienen aspecto de poco fiar). Con estos dos detalles mejorará el comportamiento de la moto o el scooter.

Recuerda también que, como has cargado más peso en la rueda trasera también puedes usar más ese freno. Y por la misma razón deberás tener más sensibilidad a la hora de usar el delantero, porque como ya hemos dicho antes la dirección quedará aligerada a consecuencia del mayor reparto de peso en la parte trasera. Además usando el freno trasero se hundirá menos la horquilla y por tanto el pasajero tenderá a desplazarse menos hacia adelante por efecto de la deceleración. Los frenos combinados y con ABS son una gran aportación siempre, pero más aún cuando se circula con pasajero por este motivo.

¿Qué tiene que hacer el paquete en moto?
Alguien con poca o nula experiencia en montar en moto se sentirá más seguro si le indicas de antemano cómo debe actuar para portarse bien encima de la moto:
-    Mantenerse sentado y no hacer movimientos bruscos.
-    Dejar los pies sobre las estriberas y no bajarlos, aunque la moto se detenga, hasta que se lo indique el conductor.
-    En caso de que quiera cambiar de posición porque se sienta incómodo o cualquier otra circunstancia que suponga un movimiento que pueda influir en la conducción, debe avisar para no coger desprevenido al conductor.
-    En motos en las que no haya mucha diferencia de altura entre el conductor y el pasajero lo ideal es que el paquete sujete al conductor por la cintura… ¡si hay confianza!
-    En cualquier caso debe saber desde antes de subir dónde están los asideros. Una vez en movimiento puede ser peligroso que se ponga, quizá nervioso, a buscarlos.
-    Cuando toméis una curva lo ideal es que el pasajero se mantenga recto, desde luego nunca debe intentar “compensar” la inclinación moviendo el cuerpo hacia el lado contrario: según adquiera experiencia irá acompañando los giros con su cuerpo, igual que hace el conductor.


Un pasajero inexperto
Cuando lleves a alguien que nunca ha montado antes en moto o scooter procura ser especialmente suave en tus reacciones: no frenes de golpe, no aceleres con demasiada fuerza, intenta moderar tu velocidad y no tomes las curvas “apurando”; sólo conseguirás que coja miedo y quizá fruto de ello incluso pueda cometer algún error… ¡que te haga pasar miedo a ti!  En serio: haz que disfrute de la moto, que le coja gusto y se sienta bien; ganarás un aliado/a y un aficionado más a las dos ruedas. Si por el contrario tu pasajero se baja espantado la primera vez, seguramente no quiera volver a subir o lo haga de mala gana… así de sencillo es hacer las cosas bien.

Y dejamos un detalle muy importante para el final: el pasajero debe montar en moto correctamente equipado, con ropa dotada de protecciones, guantes y un buen casco, igual que el conductor.

Más consejos de conducción:
Conducción en ciudad >
con la colaboración de KYMCO