Esta superbike de propulsión eléctrica será una de las contendientes más llamativas el miércoles 10 de junio en la vuelta que se disputará en el Snaefell Mountain Course prevista para su categoría, el TT Zero Challenge. Por eso ha sido presentada ayer en el Autoworld Show en Bruselas aunque hay cierto secretismo a cerca de su mejoras de cara a este año.

De hecho el modelo parece casi calcado al del año pasado aunque su carrocería de fribra de carbono parece dibujar una silueta más compacta. Lo que no cambia es ése aspecto de deportiva de época concentrado en el carenado y el asiento monoposto, ambos elementos muy setenteros diseñados con la intención de transmitir estilo y deportividad a partes iguales.

De momento no sabemos las cifras que esgrime frente a la versión del año pasado que contaba con las siguientes credenciales: 180 CV para 200 kg de peso y 250 km/h de velocidad máxima con un par demoledor de 400 Nm