Aprilia Dorsoduro 1200: Estrena un nuevo motor e incorpora tecnología electrónica derivada de la RSV4. Esta maxinaked se convierte así en uno de los entandartes de la marca veneciana.

 

 

 

BMW K1600 GT/GTL: Animadas por un motor de seis cilindros, son las turísticas más exclusivas y sofisticadas del momento. Una vez más, BMW marca su propio camino con estos ambiciosos modelos.

 

 

 

 

Ducati Diavel: La muscle bike italiana llega a un selecto segmento donde compite a base de tecnología y poderosas razones estéticas. Su masiva estampa apoyada en un gigantesco neumático trasero son claves en su imponente propuesta.

 

 

 

 

 

KTM 125 Duke: La importancia de esta pequeña y espectacular naked reside en el impulso de KTM por atacar un nicho de mercado totalmente nuevo para ella y muy importante en lo que a ventas se refiere. En ella ha plasmado su inconfundible estilo marcado por el diseño y la calidad de la parte ciclo.

 

Honda VFR 1200 F: Una moto rebosante de tecnología que aporta el doble embrague como su máxima exquisitez. Una mezcla de sport y turismo con el sello inconfundible de Honda.

 

 

 

MV Agusta F3: Esta belleza ha llegado sin hacer mucho ruido pero pretende hacerlo popularizando esta exclusiva marca italiana a base de calidad a un precio razonable. MV se abre a las masas con su inconfundible estilo.

 

 

 

Triumph Speed Triple: La renovación de un mito ha sido uno de los acontecimientos del año. Desaparecen sus característicos faros esféricos y mejora prácticamente en todos los aspectos importantes. Todo un acierto.

 

 

 

 

Ossa TR280i: Otro de los noticiones del año. Y se presenta como una moto de trial realmente sofisticada que llega para quedarse, entre las mejores. Para ello no se ha escatimado en gastos y el resultado ha sido formidable.

 

 

Kawasaki Z1000 SX: Si a la impresionante Z1000, la dotamos de un carácter más turístico, cosa nada fácil dada su explosividad, obtenemos este misil con aspecto de moto casi normal. Una propuesta muy interesante impregnada hasta la médula del ADN deportivo de Kawasaki.

 

 

Yamaha XT 1200 Z Super Ténéré: Ha sido la entrada de Yamaha en un coto casi exclusivo de BMW. Y lo ha hecho a lo grande, apostando fuerte en todos los sentidos para lograr una moto con carácter y capaz de competir con cualquier rival, por duro que sea, en los más variados escenarios.