710

Vamos a hablar de un tema importante para todos los que conducimos motos, la importancia de los atestados si sufrimos un accidente en moto o scooter. Muchas veces, tras sufrir un accidente y aunque no debería ser así, nos encontramos con que hay una presunción de culpabilidad del motorista, un prejuicio con el que debemos cargar, pero que, ni mucho menos es ley en una sociedad que parece tener asumido que los moteros vamos siempre como locos...

¿Cuántas veces habéis visto a un motorista en el suelo lesionado, a veces de gravedad? ¿O en la ambulancia mientras la policía hace el atestado? ¿Cómo pueden reflejar lo sucedido sin que pueda contar su versión? En muchas ocasiones, al no poder dar su propia versión del siniestro, la policía da por buena la que ha dado el conductor del coche, una indefensión más a la que nos tenemos que enfrentar los motoristas y que hacen muy importante ponernos siempre en manos de abogados especializados en accidentes de tráfico que sean capaces de comprenderlo y reclamar una indemnización acorde a nuestros derechos.

Versiones contradictorias

Comparado con los accidentes en los que hay dos coches implicados, las versiones contradictorias en los accidentes entre un coche y una moto son muy superiores. Tiene una explicación psicológica, el conductor del coche tiende a una “autodefensa” cuando ve que ha causado un daño grande al contrario, casi siempre cuando hay una moto implicada y es que, el motorista es, como se dice vulgarmente, la propia carrocería y un accidente pequeño puede ocasionar importantes lesiones y daños a la propia moto.

Es por esto que se hace más importante que en ningún otro tipo de accidente solicitar la presencia de la policía en el lugar del siniestro para que levante un atestado del accidente, que determine de una manera clara y precisa las circunstancias en que se produjo el accidente.

Concurrencia de culpas

Aunque a priori, las causas de un accidente puedan parecer claras o incluso podamos vernos tentados a aceptar nuestra culpa, en, muchos casos, ésta está compartida, quiere decir que los accidentes no se producen por una sola causa, por ejemplo, el motorista podría haber circulado a más velocidad de la debida, pero si el conductor del coche no se hubiera distraído o hubiera ido más atento, como se exige, el accidente no se hubiera producido. Esta concurrencia de culpa es muy común en los atropellos cuando un peatón cruza por un lugar indebido y, sin

embargo, tiene derecho a una indemnización.

En moto, se pueden dar casos similares, y tendríamos derecho a una indemnización proporcional a la culpa en la que hayamos incurrido en el accidente.

¿Cuándo se puede reclamar por un accidente en moto?

Si no somos culpables al 100% del accidente, casi siempre, por eso la importancia del atestado y los testigos y es que, incluso en el caso de que un conductor nos golpee y tire de la moto, dándose a la fuga, podríamos tener derecho a una indemnización si actuamos correctamente.

Debemos esperar en el lugar del accidente, tomar nota de todos los testigos que hayan podido ver la causa del accidente, incluso aunque no haya un golpe directo, es decir, si un conductor hace una maniobra incorrecta y provoca nuestro accidente, aún sin tocarnos, podremos reclamar una indemnización si contamos con testigos y el correspondiente atestado de la policía o Guardia Civil, es importante que dichos testigos figuren en el informe policial.

¿Qué se puede reclamar?

Las lesiones sufridas, las operaciones quirúrgicas, la rehabilitación, las secuelas físicas, estéticas y psicológicas, el daño económico y patrimonial, la reparación de la moto, etc, como en cualquier accidente y conforme al Baremo de indemnizaciones vigente, pero cuando hablamos de daños materiales, en el caso de los accidentes de coches, estos son más fáciles de determinar, pero en el caso de la motos la cosa se complica puesto que también se producen daños a la ropa, los objetos materiales del motero y, por ejemplo, al casco, que, aunque aparentemente no hay sufrido daños también debe ser reemplazado si ha sufrido algún impacto tras un accidente.

En estos casos, casi siempre es imprescindible la figura de un abogado especializado para lograr que las aseguradoras nos los paguen, ya que estas, por convenio, suelen dejar fuera estos daños en el cálculo de las indemnizaciones.

Por ello, volvemos a hacer hincapié en la importancia de un buen atestado y también recomendamos que todos los daños materiales que hayamos sufrido queden reflejados en ese atestado que hagan las fuerzas de seguridad.

Información ofrecida por Indemnizacionporaccidente.com