Dos sanciones de forma consecutiva han dejado al piloto español tercero en la general, muy bien posicionado, pero probablamente con un sabor agridulce por haber perdido ya un total de seis minutos en la general debido al mismo motivo: exceso de velocidad en un carrera de regularidad y velocidad, así de contradictorio suena pero así es con el reglamento en la mano.

Hoy los jueces han estimado gracias a los radares que se movió demasiado deprisa en los enlaces de una cronometrada de 429 km en la que había invertido 4:04:30, 1:49 menos que el portugués también de Honda Paulo Gonçalves, segundo en la etapa pero a la postre vencedor y nuevo líder tras anunciarse la sanción de Barreda: cinco minutos.

Tercero en meta lugar y segundo ahora en la general fue su compatriota de Husqvarna, Rubén Faria. Sin duda la armada portuguesa es la más peligrosa en este Dakar 2016 para los intereses de Barreda. 

Por detrás entró el sorpredente Benavides que aguanta en el grupo de los mejores gracias esta cuarta plaza. Toby Price también está respondiendo a las expectativas entrando en meta por detrás.

De los demás españoles, Gerard Farrés es el más animado en la clasificación con su octavo puesto en la general pero Pedrero y Viladoms se mantienen a una distancia razonable teniendo en cuanta los vuelcos en la clasficación que se esperan en las próximas etapas.

Laia Sanz ha sido la gran perjudicada del día entre la representación española con problemas que le han llevado a 42 minutos de la cabeza en meta y al puesto 53º

CASIFICACIÓN GENERAL PROVISIONAL DAKAR 2016