La marca de motocicletas Can-am remonta sus orígenes a la década de 1970 cuando, formando parte del grupo industrial Bombardier, sus motos de off road participaban con éxito en las competiciones de motocross empleando propulsores Rotax, ya que la firma austriaca de motores también pertenece desde aquellos años a Bombardier.



Con el paso del tiempo, a comienzos del siglo XXI la multinacional canadiense separó sus divisiones aeroespacial -aviones contraincendios, jets privados y satélites- y de transporte -trenes y vagones de metro- de la división de vehículos recreativos -motos de nieve, lanchas, motores fueraborda y motos de agua, ATVs, UTVs y SBS-.


Así las cosas, Can-am reapareció en 2006 en el catálogo de BRP -siglas de Bombardier Recreational Products, el nuevo nombre de la empresa-. En esta segunda etapa de su historia Can-am se renovó centrada en comercializar lo que hasta entonces había sido a gama de ATV de Bombardier. En 2007, sin embargo, Can-am lanzó un nuevo concepto de vehículo que iba a revolucionar la dinámica, el confort y la seguridad sobre el asfalto empleando tres ruedas, dos delanteras y una posterior.

El Spyder fue el primero de lo que hoy es una completa gama de vehículos de distinta orientación, motorización y nivel de equipamiento. Can-am se había ganado así toda una reputación en un segmento de un mercado que actualmente monopoliza porque no ha habido fabricante que se haya atrevido a disputar esa posición de hegemonía.

De cara al año 2024, nada menos que 50 años después de su nacimiento, Can-am comienza una tercera etapa volviendo a sus orígenes sobre dos ruedas, con los dos nuevos modelos que acaba de anticipar junto al resto de su gama 2023. No serán motocicletas alimentadas por motores térmicos, sino que como es fácil imaginar estas máquinas estarán impulsadas por motores eléctricos. Los únicos detalles desvelados hasta el momento sobre este apartado es que ambas máquinas emplearán el mismo motor producido por la nueva división específica de Rotax.

Entre la escasa información trascendida, destaca básicamente la presentación de los modelos Pulse y Origin. La primera es una Naked de asfalto pensada tanto para el transporte diario en la ciudad como para salidas de fin de semana.
 
Por su parte, la Origin reclama ya desde su propia denominación la herencia off road de los primeros modelos de Can-am en la década de los setenta, y es que se trata de una trail de atractiva apariencia con llantas de radios de mayor tamaño con neumáticos mixtos.


 
Las dos máquinas tienen en común la limpieza y lo estilizado de sus líneas, empleando en la parte ciclo horquilla invertida y monoamortiguador trasero, así como frenos de disco en ambos trenes. Los modelos conceptuales mostrados hasta ahora destacan por su condición monoplaza.
 
El apartado de equipamiento contará con alumbrado led y un extenso equipamiento que incluirá geolocalización, conectividad y gestión de mediante app específica, sensores con múltiple información sobre el vehículo y posibilidad de variar parámetros de funcionamiento.

Por último, pero no menos importante, vale la pena destacar que la filosofía del grupo industrial canadiense siempre ha consistido en revolucionar sus diseños con ideas alternativas a lo visto en el mercado de cada momento, por lo que no sería extraño que estas nuevas máquinas de Can-am también aparecieran impregnadas de este innovador espíritu. De momento, os dejamos con el primer vídeo y fotos disponibles.