Chuck Norris no la necesitaría porque es el más duro, pero tampoco le vendría mal para seguir arreando guantazos sin preocuparse de los obstáculos… Este concept de moto todo terreno con inspiración militar es una pasada a pesar de su pequeño motor monocilíndrico de 249 cc., el mismo que monta la Yamaha XT250 (de hecho la Ryoku se denomina XTW250) pero se le han añadido un montón de detalles estupendos para lanzarse a la aventura como un Rambo cualquiera.

Las gruesas y robustas ruedas derivan directamente de la Yamaha TW200 pero la carrocería es genuinamente nueva. El guardabarros delantero parece duro como la piedra, lo mismo que la enorme parrilla situada tras el asiento y que puede soportar el peso de cualquier equipo necesario para escapar al monte, como un lanzagranadas o una ametralladora antiaérea, por ejemplo.

Los dos faros principales deben dar luz a un campo de fútbol y por si la cosa se pone fea cuentan con una araña de protección realizada con gruesos tubos y que también sirve para transportar el saco de dormir o un jabalí recién cazado para cenar. Además sirven de base para la pantalla transparente que puede plegarse cuando no sea necesaria. Por supuesto el motor también está a salvo con las correspondientes defensas, sobre las que se montan un par de faros auxiliares, que permitirán escudriñar en la oscuridad buscando elementos hostiles. Las manos del piloto tampoco quedan expuestas gracias a sus efectivas protecciones.

Que la Yamaha XTW250 Ryoku está preparada para todo puede resultar evidente a estas alturas del artículo, pero sólo dos detalles más para los escépticos: cuenta con dos patas de cabra, una a cada lado (¡una idea excelente!) y un par de tomas de corriente… por si hay que dar luz para hacer una trinchera. ¿Que cómo la cavamos? "No problemo": con las protecciones del motor, que se convierten en una pala. Si es que al final la Ryoku también le interesaría a McGiver