La puesta de largo en España ha tenido un escenario igualmente singular, el MACBA o Museo de Arte Moderno de Barcelona. El blanco dominante de Husqvarna y la pulcra arquitectutra de este edificio se fusionaron a la perfección durante una velada protagonizada por la tecnología y el diseño desplegados para la ocasión. 

Husqvarna busca un público fresco y con ganas de diferenciarse en un entorno tan colorido pero en el fondo tan homogéneo como el metropolitano

Y no solo estaban las Husqvarna 401 en su versión de calle Vitpilen y scrambler Svartpilen, derivadas de la KTM 390 Duke, sino que también pudimos contemplar por primera vez en vivo la Husqvarna Vitpilen 701 basada en la KTM 690 Duke.

Estamos ante un trío de motos que sitúa a la marca sueca de titularidad austriaca con los pies 100% en la calle, pues hasta este momento todo su catálogo era off-road o a lo sumo supermotard, pero ahora ataca el mercado naked desde una tendencia muy particular del diseño, aprovechando la deportividad que tienen todas las motos bajo el paraguas de KTM, pero en busca de un público fresco y con ganas de diferenciarse en un entorno tan colorido pero en el fondo tan homogéneo como el metropolitano.

Precio Husqvarna Vitpilen 401 & Svartpilen 401

Y además pudimos conocer el precio de las Husqvarna Vitpilen y Svartpilen 401 que es una tarifa común de 6.545€. Esto supone un incremento de precio sustancial respecto a la KTM 390 Duke de la que derivan (1.146 €), pero Husqvarna apunta a un perfil de cliente que se mueve más por la estética y las tendencias urbanas que por las sensaciones puramente de conducción, y necesita un producto rodeado de un aire de exclusividad, aunque tenga que pagar más por ello.

Este precio para una moto de 43 CV destinada principalmente a poseedores de la licencia A2, puede parecer elevado pero hay que tener en cuenta varios factores; el primero es que estas motos se han fabricado en Europa y no en las instalaciones de Bajaj en la India, de donde salen las 390 Duke. Esto hace que se haya puesto todavía más cuidado por el detalle, mimando mucho su aspecto al fabricar un menor volumen destinado a una clientela más exigente.

Y a pesar de compartir motor y parte ciclo, las Husqvarna cuentan con elementos de mayor calidad y una presencia que rompe deliberadamente los cánones típicos de las motos naked, independientemente de su orentación vanguardista o retro, para establecer una línea atemporal repleta de personalidad.

En la parte frontal el carácter está apuntalado por su vanguardista faro delantero con un aro full LED y una moldura central que lo divide en dos. No es retro en absoluto pero este y otros elementos nos parecen guiños a una marca donde la tradición es una inevitable fuente de inspiración. Los escapes son otro buen detalle que acompaña el diseño a la perfección pues cuentan con un acabado especial de aluminio pulido en el silencioso.

Las llantas de radios y numerosos elementos aligerados y fabricados en aluminio, le dan a estas motos un estatus de capricho y Husqvarna busca despertar el deseo en el público, lanzando una flecha blanca, Vitpilen, y otra flecha negra, Svartpilen, al corazón de los amantes del diseño, la moda y por supuesto la deportividad.